Votos pendientes de recuento en Nevada y Arizona podrían determinar control del Senado EEUU

Elecciones de mitad de mandato en EEUU

Por Tim Reid y Joseph Ax

PHOENIX, 11 nov (Reuters) - Los trabajadores electorales de Arizona y Nevada se afanaban el viernes en el recuento de cientos de miles de papeletas que podrían determinar el control del Senado de Estados Unidos y la situación de los próximos dos años del presidente Joe Biden, en un cómputo que funcionarios de los dos estados advierten que podría durar días.

Tanto los demócratas como los republicanos pueden hacerse con la mayoría en el Senado si arrasan en ambos estados tras la votación de mitad de mandato del martes. Una división transformaría la segunda vuelta de las elecciones al Senado del 6 de diciembre en Georgia en una batalla por la cámara.

Los analistas políticos preveían una avalancha de fondos de campaña en Georgia mientras republicanos y demócratas se preparaban para la batalla final de las elecciones de mitad de mandato de 2022.

Los demócratas evitaron el martes una anticipada "ola roja" de victorias por parte de los republicanos, que habían criticado a Biden por la creciente inflación y el aumento de las tasas de criminalidad.

El mandato de Biden, desde que asumió el cargo en 2021, ha estado marcado por las cicatrices económicas de la pandemia de COVID-19, tras unos tumultuosos cuatro años bajo el mandato del expresidente Donald Trump.

El control de la Cámara daría a los republicanos poder de veto sobre la agenda legislativa de Biden y les permitiría lanzar investigaciones potencialmente dañinas sobre su administración.

Los republicanos se han asegurado al menos 211 de los 218 escaños de la Cámara de Representantes que necesitan para obtener la mayoría, según las proyecciones de Edison Research a última hora del jueves, mientras que los demócratas han ganado 197, sin incluir dos contiendas no convocadas en las que se enfrentan dos demócratas.

Eso dejó 27 carreras aún por determinar, incluyendo varias contiendas reñidas.

El dirigente republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ya ha anunciado su intención de presentarse como presidente de la sala si los republicanos se hacen con el poder, un resultado que ha descrito como inevitable.

Biden dijo a periodistas el jueves que él y McCarthy habían hablado, pero dijo que no había abandonado la esperanza de que los demócratas pudieran prevalecer en la Cámara, a pesar de las difíciles probabilidades.

"Todavía están vivas", dijo sobre sus posibilidades.

Biden retrató la votación como una lucha para salvar la democracia después de que los candidatos republicanos promovieran la falsa afirmación de Trump de que las elecciones de 2020, que ganó Biden, fueron fraudulentas.

Los demócratas tacharon a los republicanos de extremistas, señalando su deseo de legislar para prohibir el aborto a nivel nacional y recortar el gasto en programas sociales para ancianos y pobres.

(Los resultados electorales en directo de todo el país están aquí)

PAPELETAS NO CONTABILIZADAS

Los funcionarios que supervisan el recuento de votos en las elecciones al Senado de Arizona y Nevada, en las que los candidatos demócratas estaban tratando de defenderse de los aspirantes republicanos, han dicho que podría tomar hasta la próxima semana para contar los votos por correo no contabilizados.

Su trabajo se ve ralentizado por la necesidad de cotejar las firmas de los votos por correo con las del registro de votantes, especialmente en Arizona, después de que un gran número de estos votos se perdieran el día de las elecciones.

Un funcionario electoral de alto rango del condado más poblado de Arizona dijo el jueves que los trabajadores tenían un retraso de más de 400.000 papeletas sin contar.

"Estaremos trabajando el viernes, el sábado y el domingo, y nos ocuparemos de esas papeletas. El personal aquí está trabajando de 14 a 18 horas al día. Estamos haciendo lo que podemos", dijo a la prensa el presidente de la Junta de Supervisores del Condado de Maricopa, Bill Gates.

Algunos de los candidatos de más alto perfil respaldados por Trump perdían carreras cruciales el martes, estropeando su estatus como fabricante de líderes republicanos y llevando a varios miembros del partido a culpar a su divisiva forma de trabajar por el decepcionante desempeño del partido.

El resultado puede aumentar las posibilidades de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que derrotó a su contrincante demócrata el martes, opte por desafiar a Trump por la nominación presidencial de 2024.

Aunque Trump no ha lanzado oficialmente una tercera campaña a la Casa Blanca, el expresidente ha insinuado fuertemente que lo hará y señaló que haría un "anuncio especial" en su club de Florida el martes.

(Reporte de Tim Reid en Phoenix y Joseph Ax y Makini Brice en Washington; redacción de Rami Ayyub, Joseph Ax y Richard Cowan; editado en español por Aida Peláez-Fernández)