El voto sindical que podría cambiar a Amazon para siempre

·10  min de lectura
Una empleada de Amazon entra en las instalaciones de la empresa en Brandizzo, cerca de Turín, Italia, el 22 de marzo de 2021
Una empleada de Amazon entra en las instalaciones de la empresa en Brandizzo, cerca de Turín, Italia, el 22 de marzo de 2021

El 28 de febrero, el presidente Joe Biden envió un claro mensaje a Amazon: “Estoy observando”.

“Los trabajadores en Alabama, y en todo Estados Unidos, están votando si organizar un sindicato en su lugar de trabajo”, tuiteó, junto con un video. “Es una elección de vital importancia, una que debe tomarse sin intimidación o amenazas por parte de los empleadores”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Biden no mencionó al empleador involucrado, pero estaba claro para cualquiera que estuviese prestando atención a una de las batallas sindicales más grandes en la historia reciente de Estados Unidos que estaba hablando del gigante del comercio electrónico Amazon.

Hasta fines de marzo, 5800 trabajadores en un centro de distribución de Amazon en Bessemer, Alabama, tienen la oportunidad de emitir votos por correo para decidir si se sindicalizan. Estos empleados son solo una pequeña fracción de la fuerza laboral estadounidense de más de 500.000 de Amazon, pero este voto sindical podría remodelar las prácticas laborales de la empresa, y tal vez también el futuro del trabajo en Estados Unidos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El voto sindical en BHM1, un depósito de Amazon de cuatro pisos del tamaño de 15 campos de fútbol ubicado en Bessemer, Alabama, es el primer intento de sindicalizar una gran instalación de Amazon en Estados Unidos en los 25 años de historia del gigante tecnológico. Si la mayoría de los trabajadores que deciden votar optan por la sindicalización, obtendrán el derecho a negociar un contrato con Amazon en el marco del Sindicato de minoristas, mayoristas y grandes almacenes (Rwdsu), que representa al personal minorista de las grandes tiendas como Macy’s y H&M, así como miles de trabajadores de plantas avícolas.

Una victoria sindical en Bessemer marcaría una victoria histórica para los organizadores laborales de Estados Unidos que durante mucho tiempo no lograron quebrar a Amazon, que es el segundo empleador del sector privado más grande del país. Y ha sido acusado de exigir un ritmo de trabajo castigador y de vigilar agresivamente a su fuerza laboral.

Más tensión: Joe Biden se negó a dialogar con Vladimir Putin y el Kremlin se quejó

También es probable que desencadene un impulso sindical en otras instalaciones de Amazon en Estados Unidos. Tal escenario una vez pareció una quimera, pero ahora parece, como mínimo, plausible. Y es algo que los ejecutivos de Amazon han temido durante mucho tiempo debido a cómo podría cambiar la velocidad y la agilidad de las operaciones en sus depósitos. Por lo general, cuanto más rápido presiona Amazon a los trabajadores, más rápido la empresa puede enviar los pedidos a los clientes. Y las opciones de envío exprés que vienen con una membresía de Amazon Prime son una de las razones clave por las que los compradores eligen al gigante tecnológico sobre sus competidores.

Los empleados de Amazon BHM1 que apoyan la sindicalización no necesariamente exigen mejores salarios o beneficios; la empresa paga a los empleados un salario inicial de al menos 15,30 dólares por hora en las instalaciones y ofrece beneficios médicos para los empleados a tiempo completo y algunos trabajadores a tiempo parcial. Más bien, los trabajadores a favor de la sindicalización quieren una variedad de cambios que Jennifer Bates, quien capacita a los nuevos trabajadores en BHM1 como “embajadora del aprendizaje” de tiempo completo, resume de esta manera: “Quieren ser escuchados”.

Dentro de la sede corporativa de Amazon, los líderes de la empresa están tratando el voto como una crisis, según una fuente de la compañía reveló a Vox.

5800 trabajadores en un almacén de Amazon en Alabama tienen la oportunidad de emitir votos por correo para decidir si se sindicalizan
5800 trabajadores en un almacén de Amazon en Alabama tienen la oportunidad de emitir votos por correo para decidir si se sindicalizan


5800 trabajadores en un almacén de Amazon en Alabama tienen la oportunidad de emitir votos por correo para decidir si se sindicalizan

La empresa está presionando mucho para convencer a los trabajadores de que voten en contra de la sindicalización, convocando reuniones obligatorias en persona durante los turnos de trabajo para enfatizar las ventajas del entorno laboral actual y las desventajas de los sindicatos, enviando mensajes de texto frecuentes a los trabajadores con mensajes antisindicales y alentándolos a votar “no”, e incluso colocar volantes antisindicales en las puertas de los baños de los empleados.

“Es una exageración”, dijo Bates a Vox, quien le dijo al sindicato que estaba dispuesta a hablar con la prensa. “Una especie de acosador”.

En un comunicado, la portavoz de Amazon, Heather Knox, destacó los beneficios de la empresa para los empleados y dijo que Amazon no cree que las opiniones de Rwdsu representen las de la mayoría de los empleados en el depósito. “Trabajamos duro para apoyar a nuestros equipos y más del 90% de los asociados en nuestro sitio Bessemer dicen que recomendarían Amazon como un buen lugar para trabajar a sus amigos”, dijo Knox.

“Nuestros empleados eligen trabajar en Amazon porque ofrecemos algunos de los mejores trabajos disponibles en todos los lugares donde contratamos, y alentamos a todos a comparar nuestro paquete de compensación total, beneficios de salud y entorno laboral con cualquier otra empresa con trabajos similares”, dijo.

Historia sindical de Amazon

Independientemente de su resultado, la votación de Bessemer marca un punto de inflexión para Amazon. Si bien los sindicatos han logrado organizar a parte de la fuerza laboral europea de Amazon, no se ha sindicalizado ninguna instalación en Estados Unidos. De hecho, muy pocos empleados de Amazon han intentado sindicalizarse antes. Amazon cerró un centro de llamadas en 2001 que fue el foco de un intento de sindicalización, y la última campaña sindical, en 2014, terminó con 21 de 27 técnicos de Amazon en un depósito de Delaware votando en contra de la sindicalización. A pesar de los mínimos esfuerzos de sindicalización hasta ahora, Amazon ha pasado más de una década preparándose para una votación como la que está sucediendo en BHM1.

Recode informó anteriormente que en los primeros años de Amazon, la compañía comenzó a rastrear el potencial de sindicalización en cada uno de sus almacenes, construyendo un mapa de calor en Excel para identificar “puntos calientes” en su red de cumplimiento. Este cálculo se basó en docenas de métricas, incluidos datos de encuestas de empleados, el historial de seguridad de la instalación y la solidez financiera de los sindicatos locales, según un ex gerente senior de recursos humanos.

Venezuela arranca 14 días de cuarentena “radical” por el avance de la variante brasileña

Según este empleado, que habló bajo condición de anonimato, Amazon rastreó estos detalles para determinar “dónde nos precipitamos para averiguar si hay un problema con el liderazgo, o tal vez hay un empleado particularmente tóxico que realmente está causando el caos”.

Whole Foods, que Amazon adquirió en 2017, ahora emplea un sistema de seguimiento de sindicatos similar, informó Business Insider en abril.

Recode también informó el año pasado que Amazon planeaba gastar cientos de miles de dólares en nuevo software para analizar y visualizar mejor los datos sobre sindicatos en todo el mundo, junto con otras “amenazas” no sindicales para la empresa relacionadas con factores como el crimen y el clima.

De los aproximadamente 40 puntos de datos enumerados en un memorando que describe la iniciativa, aproximadamente la mitad de ellos estaban relacionados con el sindicato o relacionados con problemas de los empleados, como horas extras obligatorias e incidentes de seguridad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tales revelaciones solo han envalentonado a activistas laborales y políticos progresistas para hacer más ruido sobre la necesidad de representación sindical en Amazon. En los últimos años, el senador Bernie Sanders ha estado presionando por la organización laboral en los depósitos de Amazon, ya que algunos trabajadores se han pronunciado sobre castigar los objetivos de rendimiento, el tiempo de descanso insuficiente y que todos sus movimientos en el trabajo sean monitoreados por computadoras. Sanders presionó a Amazon en años anteriores para que aumentara su salario mínimo por hora a 15 dólares, y elogió al CEO Jeff Bezos cuando lo hizo.

El escrutinio laboral se disparó en 2020 después de que Amazon despidiera a algunos trabajadores que hablaron sobre lo que para ellos era una aplicación insuficiente o inconsistente de las medidas de seguridad en algunos almacenes durante los primeros meses de la pandemia. El fiscal general de Nueva York demandó a Amazon en febrero por no proteger adecuadamente a sus trabajadores del Covid-19 en dos instalaciones de Nueva York y por el presunto despido ilegal de un ex subdirector llamado Christian Smalls que protestó por las condiciones laborales en ese momento.

El ajuste de cuentas racial del país que siguió al asesinato de George Floyd y otros afroamericanos también añadió combustible al movimiento. Los organizadores sindicales dicen que al menos el 80% de los trabajadores de Bessemer de Amazon son negros, y que la fuerza laboral general de primera línea de Amazon en Estados Unidos está compuesta de manera desproporcionada por personas de color. Amazon no ha publicado los datos demográficos de su fuerza laboral de primera línea desde 2016, cuando informó que aproximadamente la mitad de los “trabajadores y ayudantes” de la empresa no eran blancos. “Vemos esto tanto una lucha por los derechos civiles como una lucha laboral”, dijo el presidente de Rwdsu, Stuart Appelbaum, a Recode en una entrevista.

Huelga en Italia

Los empleados de Amazon se manifiestan por mejores condiciones de trabajo frente a las instalaciones de la empresa en Brandizzo, cerca de Turín, Italia, el 22 de marzo de 2021
Los empleados de Amazon se manifiestan por mejores condiciones de trabajo frente a las instalaciones de la empresa en Brandizzo, cerca de Turín, Italia, el 22 de marzo de 2021


Los empleados de Amazon se manifiestan por mejores condiciones de trabajo frente a las instalaciones de la empresa en Brandizzo, cerca de Turín, Italia, el 22 de marzo de 2021

El enojo con Amazon trascendió el Océano Atlántico. Los 9500 empleados en Italia del gigante estadounidense han sido llamados a una huelga de 24 horas este lunes, para pedir mejores condiciones laborales en un contexto económico marcado por la pandemia de coronavirus.

Mejores condiciones de trabajo, aligerar la enorme carga de trabajo, mayor seguridad, cumplimiento de las normas sanitarias, pago de una “indemnización Covid” o aumentos salariales, son algunas de las reivindicaciones presentadas por los trabajadores a través de tres mayores sindicatos del país, CGIL, CISL y UIL.

Cerca de 40.000 trabajadores, sumando los proveedores de servicios de Amazon, podrían adherir al movimiento, según los sindicatos. “Los empleados están agotados”, en particular los conductores que “entregan entre 180 Y 200 paquetes por día”, denunciaron en un comunicado conjunto los sindicatos.

Una exazafata británica desaparece misteriosamente del barco de su novio en el Caribe

Se trata de un movimiento sin precedentes para la filial de Italia en Amazon, entre las compañías más poderosas del mundo.

Los clientes de Amazon están invitados a apoyar a los empleados en huelga y dejar de hacer compras este lunes en la plataforma, según propuso la asociación de consumidores Federconsumatori.

“¿Cómo es posible que la empresa del hombre más rico del mundo no respete los derechos fundamentales de los trabajadores?”, se quejó Nicola Fratoianni, secretario nacional del partido de izquierda Sinistra Italiana, que apoya la huelga y pide que la colosal riqueza de Amazon sea mejor distribuida entre sus trabajadores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Debido al confinamiento impuesto para frenar la pandemia de coronavirus y el cierre de las tiendas no esenciales, las ventas del gigante estadounidense en todo el mundo se han disparado.

En Italia, el grupo anunció el miércoles la apertura a finales del año de un nuevo centro de distribución en Cividate al Piano (norte), con la creación de 900 puestos de trabajo, con lo que el total de empleados en Italia va ascender a 10.400.

En enero, el gigante estadounidense anunció la apertura de dos nuevos centros logísticos en el norte del país, en Novara y Spilamberto.

Amazon contrató en Italia a 2600 personas sólo en 2020 y sostiene haber invertido más de 5800 millones de euros (6900 millones de dólares) desde que entró en la península hace diez años.

Con información de The New York Times y AFP