Voto electrónico no estaría listo para 2024: consejeras del INE

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 2 (EL UNIVERSAL).- El voto electrónico no podría implementarse en su totalidad en las elecciones de 2024, ya que debe ser un proceso paulatino que requiere una inversión entre 4 mil millones a 11 mil millones de pesos tan solo en urnas, así como cambios a la legislación, señalaron consejeras del Instituto Nacional Electoral (INE).

En entrevista con EL UNIVERSAL, las consejeras Dania Ravel y Carla Humphrey coincidieron en que las principales ventajas son rapidez, certeza y transparencia en los resultados, así como reducción de costos.

Al respecto, la consejera Dania Ravel, sostuvo que tiene que ser un proceso paulatino, como en el caso de Brasil, en el que hubo 22 años de transición digital.

"La experiencia brasileña nos enseña que este paso no es inmediato, además de que requiere un gran acuerdo político y social para llevarse a cabo. El primer paso es una adecuada regulación legal de este tipo de votación", sostuvo.

En el caso de México, recordó que el INE ha emitido acuerdos para el uso de estas urnas, los cuales han sido confirmados por el Tribunal Electoral. Sin embargo, carecen de una regulación en la ley.

"La última implementación que hicimos fue en el marco de las pasadas elecciones locales, específicamente en Aguascalientes y Tamaulipas, donde se usaron 100 urnas electrónicas", expuso.

Por separado, la consejera Carla Humprhey coincidió en que se deben implementar cambios legales para poder avanzar con este modelo, a pesar de que tienen sentencias del TEPJF a su favor, así como legislaciones a nivel local que han hecho lo propio.

"Claro que tiene que ser un procedimiento pausado. No podemos de aquí al 24 ya usar solo urnas electrónicas en la votación", apuntó.

Sin embargo, señaló que hay "resistencias" dentro del INE para avanzar con su implementación, ya que solo se ha aprobado para ciertas entidades federativas y de forma limitada.

A su vez, recordó que este es un proceso que las instituciones electorales tienen 17 años de experiencia con estas urnas en nueve entidades federativas, mientras que en otras han abierto concursos a la academia para desarrollar un modelo.

Inversión y ventajas del voto electrónico

Respecto a los costos, la consejera Ravel explicó que derivado de una licitación, obtuvieron que el costo mínimo de una urna era de 73 mil 245 pesos, mientras que el máximo ascendía a 209 mil 663 pesos.

"Si tomamos el costo más bajo que surgió de esta licitación, y lo multiplicamos por el número de casillas que se instalaron en el proceso electoral federal 2021, que fueron 162 mil 570, nos da un monto de 11 mil 907 millones de pesos que se tendrían que invertir; ese presupuesto es mayor al presupuesto base que el INE ejerce durante este año", expuso.

A la par, el INE está desarrollando una urna con un costo promedio de 20 mil pesos, y una vida útil entre 12 a 15 años, con un costo total de 4 mil millones de pesos.

La consejera aclaró que este monto aún no incluye IVA, ni tampoco costos operativos de configuración, traslado, almacenamiento, capacitación ni auditorías. Además, enfatizó que su uso no exenta de otros gastos para la instalación de casillas como la renta de mobiliario, arrendamiento de baños, entre otros.

Por su parte, la consejera Humphrey dijo que hay que considerar los beneficios como el abatir costos, acortar procesos electorales y procesos más ecológicos.

En tanto, señaló la urgencia de tener resultados con mayor velocidad y certeza: "¿Por qué en México tienen que empezar los cómputos en la mayoría de las entidades federativas el miércoles siguiente al día de la elección?".

Por ejemplo, dijo que con las urnas electrónicas, el cierre de casillas con resultados se puede lograr en 40 minutos.

"Creo que con esto bajarían los niveles de judicialización de las elecciones, porque estos días dan pie a que los partidos políticos armen sus expedientes de impugnaciones. Creo que tener elecciones y datos claros el mismo día de la elección es a lo que debemos tender", apuntó.

Además, dijo que están trabajando en la estandarización de los sistemas operativos de las urnas, es decir, que puedan tener diferentes diseños, pero que se puedan cargar boletas federales y locales.

Sin embargo, insistió en que primero la gente debe familiarizarse y tener confianza en este mecanismo, lo cual no ha sido posible porque su uso se ha limitado a ciertas entidades federativas.