Votantes en Washington deciden futuro de educación sexual

SALLY HO
·2  min de lectura
Dwayne Alexander, derecha, y Dequan Stowe, usan un tema de hip hop para alentar al voto en Seattle, Washington, el lunes, 2 de noviembre del 2020. El destino de la educación sexual será decidido en una propuesta de ley en las boletas en Washington en las elecciones. El Referendo 90 es el primer requerimiento de educación sexual para las escuelas públicas que será determinado por los votantes en EEUU. (AP Foto/Ted S. Warren)
Dwayne Alexander, derecha, y Dequan Stowe, usan un tema de hip hop para alentar al voto en Seattle, Washington, el lunes, 2 de noviembre del 2020. El destino de la educación sexual será decidido en una propuesta de ley en las boletas en Washington en las elecciones. El Referendo 90 es el primer requerimiento de educación sexual para las escuelas públicas que será determinado por los votantes en EEUU. (AP Foto/Ted S. Warren)

SEATTLE, Washington, EE.UU. (AP) — El destino de la educación sexual será decidido en una propuesta de ley en las boletas en Washington en las elecciones del martes.

El Referendo 90 es el primer requerimiento de educación sexual para las escuelas públicas que será determinado por los votantes en Estados Unidos.

Un voto a favor ratificaría una propuesta de ley aprobada por el Senado estatal en marzo por los demócratas sin respaldo republicano y que tuvo una inmediata reacción en contra. Una petición histórica le siguió, lo que forzó el asunto a las boletas y desató una amarga batalla partidista que se ha convertido ahora en una prueba del alcance e influencia de las fuerzas republicanas, que son minoría en este estado profundamente liberal.

Si la medida es aprobada, los 295 distritos de escuelas públicas en Washington tendrán que escoger o crear un currículo que se ajuste a los nuevos estándares de educación sexual y deberán enseñar conceptos apropiados por grado a partir de este año escolar.

A los alumnos de kindergarten se les enseñará a lidiar con emociones y hacer amigos. Lo que se enseña en grados mayores es lo que le hace uno de los mandatos de educación sexual más progresistas en el país, al lidiar con conceptos relativamente nuevos en las aulas, como el consenso afirmativo derivado del movimiento #MeToo, además de asuntos de LGBTQ y entrenamiento de testigos.

Si el Referéndo 90 fracasa, el mandato será anulado y los distritos escolares continuarán escogiendo cómo y si se enseña educación sexual en sus comunidades. Una mayoría de los sistemas escolares en el estado ofrecen ya educación sexual a algún nivel, mayormente a partir de la es cuela secundaria, aunque un pequeño número de distritos no la enseñan.

Safe & Healthy Youth Washington, la campaña en respaldo de la educación sexual que es respaldada en gran parte por filiales de Planned Parenthood — una organización que ofrece servicios de salud reproductiva, de educación sexual, de planificación familiar —, ha superado ampliamente en recaudaciones de campaña a Parents for Safe Schools, el grupo contra la educación sexual financiado principalmente por legisladores republicanos del estado.