Volvieron las mascotas a la Casa Blanca: llegaron los perros de Biden

LA NACION
·2  min de lectura

WASHINGTON.- Los perros regresaron la Casa Blanca después de una pausa de cuatro años. Champ y Major, los pastores alemanes del presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden, llegaron a la Casa Blanca ayer, unos días después que sus dueños.

"Los Biden querían instalarse antes de llevar a los perros a Washington desde Delaware. Champ está disfrutando de su nueva cama para perros junto a la chimenea, y a Major le encantaba correr por el jardín sur", dijo a CNN el secretario de prensa de la primera dama Jill Biden, Michael LaRosa en un comunicado hoy.

Coronavirus: Moderna dice que su vacuna es efectiva contra las cepas británica y sudafricana

Champ ha estado con la familia Biden durante más de 10 años, desde diciembre de 2008, semanas después de que Biden se convirtiera en el vicepresidente electo de Barack Obama. Major, un perro rescatado de un refugio de animales, se unió a la familia Biden más recientemente. Fue adoptado en noviembre de 2018, meses antes de que Biden anunciara que se postularía para presidente en el ciclo electoral de 2020.

Major es el primer perro rescatado de un refugio de animales que vive en la Casa Blanca. A principios de este mes, la Asociación Protectora de Animales de Delaware, de donde fue adoptado, y Pumpkin Pet Insurance organizaron una celebración virtual para Major.

Jill Biden, la primera dama, también ha dicho que "le encantaría tener un gato", y le dijo a Fox 5 en Washington: "Me encanta tener animales en la casa".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo ayer que no tenía información actualizada sobre el gato, según CNN. "También me pregunto sobre el gato, porque el gato va a dominar Internet cada vez que se anuncie al gato y donde sea que se encuentre", dijo Psaki en un video del domingo por la noche respondiendo a las preguntas formuladas en Twitter.

Detienen a Tse Chi Lop, el "Chapo" Guzmán de Asia y uno de los fugitivos más buscados

La tradición de tener mascotas en la Casa Blanca se remonta a Thomas Jefferson, quien tuvo un ruiseñor y un par de cachorros de oso durante su presidencia. A lo largo de los años, las mascotas presidenciales se han convertido en una especie de celebridades.