Volkswagen invertirá US$ 650 millones para fabricar un nuevo auto

LA NACION

En un mercado que muestra signos de reactivación en el ámbito local pero también en Brasil -principal socio comercial argentino- Volkswagen anunció ayer que invertirá US$ 650 millones en su planta de Pacheco hasta 2020 con el objetivo de renovarla y ponerla a punto para comenzar a producir un nuevo modelo.

En ese año, la firma sumaría su tercer vehículo de producción local (si se mantiene la fabricación de la Amarok y la Suran). El nuevo modelo será una SUV compacta (un utilitario deportivo) similar a la Tharu. Además, la nueva plataforma, que tendrá capacidad para 60.000 vehículos, serviría para la producción de una nueva pick-up en la Argentina.

"El Gobierno está dando un impulso positivo. El mercado está creciendo. El país ha conseguido más credibilidad después de que ganara las elecciones lo que [sumará] inversiones", afirmó Herbert Diess, CEO Global de Volkswagen en una reunión con periodistas en la fábrica.

El presidente Mauricio Macri, que ayer pasó por Pacheco para el anuncio, elogió a la firma por la "determinación de volver a apostar al país". En tanto, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, dijo: "Hace poco más de un año, el automotor era un sector que nos preocupaba, donde hablábamos de suspensiones, y ahora estamos acá, agradeciendo esta inversión que garantiza los puestos de esta planta y genera nuevos trabajos". También estuvieron el ministro de Producción, Francisco Cabrera; el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis; el secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli, y el secretario general adjunto, Mario Roberto Manrique. Los acompañaron el CEO de la firma en la Argentina, Hernán Vázquez, y Pablo Di Si, presidente de SAM Región de Volkswagen.

"Esta inversión viene programándose desde hace dos años, cuando la fábrica estaba en serio riesgo de quedarse sin producto", precisó ayer Pignanelli a Télam. Destacó que a partir de ese momento "se hizo un trabajo en el cual el empleado de Volkswagen fue el eje fundamental", y remarcó que "se ordenó la fábrica, que es el grave problema que todavía hay en alguna otra empresa".

"Lo de Volkswagen es el ejemplo del ordenamiento de la fábrica que empieza a producir y se hace competitiva. No se necesita bajar los salarios para ser competitivos, sino ordenar la fábrica, y trabajar con las nuevas tecnologías", cerró.

Tanto Di Si como Diess afirmaron que se trabajó en la planta para reducir el ausentismo (de 12% hace tres años a 3% ahora) con un trabajo "fundamental" de los sindicatos. Diess dijo que hace tres años "había falta de competitividad" y se ganó con mejor organización, menos ausentismo y reducción de plantilla.

"En los últimos tres meses hay un desacople de la economía y la política", afirmó Di Si sobre Brasil. "Hay más confianza entre los consumidores y los bancos están dando crédito", explicó. Estimó que el año que viene habrá entre un 12% al 15% de incremento frente al mercado de 2,2 millones estimados para este año. Sobre el aumento de importados en el país aseguró: "Hay que mirar hacia adentro y no proteger hacia afuera. Tenemos que bajar el costo logístico, la carga tributaria y el costo laboral. Ser más competitivos para exportar entre un 15% y un 20% más". Afirmó que los proyectos de reforma oficiales son "un buen inicio",

La marca presentará este año el nuevo Polo y el Virtus (ambos brasileños) y el año que viene traerá el Golf GTE (un híbrido), que ya está en proceso de homologación. En la marca también hablaron de acercar al país el E-Golf, su auto eléctrico. "Queremos ser los primeros en lanzar el auto eléctrico en la Argentina", dijo Di Si. Tendrá que pelear ese pergamino con la Kangoo eléctrica de Renault, todavía en las gateras.

"Contamos con mantener el liderazgo en el mercado", explicó Vázquez, que previó 840.000 autos para este año y un alza de 6% en 2018. Según la empresa, las inversiones comenzarán con capacitación de sus empleados y empezarán a notarse en 2018.

"¿Cómo están trabajando para solucionar sus problemas de imagen luego del escándalo de la marca en Estados Unidos?", preguntó LA NACION. "Hemos perdido credibilidad y cuota de mercado. Pero con los nuevos productos vamos a crecer un 8% a nivel mundial. Estamos creciendo en Estados Unidos, donde recuperamos mercado, y en China. En Alemania es más difícil", explicó Diess.