La otra realidad tras el drama del volcán de La Palma: carreteras colapsadas por curiosos para ver la lava

·4  min de lectura

A primera hora de la tarde de este domingo, tras varios días de movimientos sísmicos avisando de que algo así podía pasar, el volcán Cumbre Vieja entraba en erupción provocando la evacuación de más de 5.000 personas en la isla de La Palma (Canarias). Y mientras unos vecinos se alejaban del magma y las cenizas expulsados por la montaña para evitar daños personales, otros se acercaban para contemplar el espectáculo más de cerca dificultando las labores de los equipos de emergencia y obligando al cabildo de la isla a llamar a la prudencia y la sensatez.

Fuerzas de seguridad de la Policía controlan el paso de vehículos al paso de la erupción en la zona (Photo by Andres Gutierrez/Anadolu Agency via Getty Images)
Fuerzas de seguridad de la Policía controlan el paso de vehículos al paso de la erupción en la zona (Photo by Andres Gutierrez/Anadolu Agency via Getty Images)

El llamado se producía solo unas horas después de que la lava comenzase a arrasarlo todo a su paso. Poco antes de las siete de la tarde, el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández, publicaba a través de su perfil oficial en Twitter un vídeo en el que informaba del estado de la situación, de la que toda España y parte del mundo está pendiente. “Estamos trabajando sin descanso para evitar daños personales, por eso les pido a todos que no se acerquen a la zona. Evitemos colapsar las vías de evacuación”. 

Eso decía el texto del tuit. El mensaje grabado, más extenso, hacía hincapié en que lo importante hasta el momento es que no hubiese personas afectadas y que esperaban poder continuar dando ese mensaje de que “no existen daños personales” a medida que avanzase la jornada de ayer y sucesivas. Dicho esto, pasaba a comentar la situación que se estaba dando en algunas partes de la isla de carreteras y calles colapsadas por vehículos ocupados por gente que, en lugar de alejarse de la erupción, se acercaban a ella para verla de cerca. A todos ellos iba dirigido su llamamiento y petición de colaboración.

“Todas las personas, por favor, eviten acercarse a la zona del volcán, eviten acercarse a los lugares por donde avanza el magma”, le pedía. Porque su curiosidad, estaba, como añadía después, “influyendo de manera negativa en el desalojo de las personas, en el trabajo de los cuerpos de seguridad de emergencia que se encuentran trabajando en la zona, ya que algunas de las calles y las carreteas están colápsalas por todas estas personas que se están acercando a observar y a ver este recorrer de la lava”. Acaba pidieron la “colaboración de la población” para seguir pudiendo decir que no se han producido daños personales.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La espectacularidad de ver en acción a un volcán y lo raro que es poder hacerlo en directo hace que muchos curiosos decidan acercarse para contemplarlo más de cerca, sacarse fotos y registrar el momento con sus cámaras. Pasaba ayer en La Palma y es un fenómeno recurrente cada vez que un volcán entra en erupción pese a los avisos de las autoridades de no acercarse a la zona. 

Hace unos meses, por ejemplo, cuando el volcán islandés Fagradalsfjall entró en erupción, ocurrió algo similar. De hecho, fueros muchas la imágenes que se hicieron virales de gente que se desplazó hasta los alrededores del lugar para tener una mejor panorámica de la lava, el magma, las cenizas y el espectáculo completo. Una de las más comentadas entonces fue la de unos científicos cocinando perritos calientes sobre la superficie caliente del lugar.

Entonces, aquella zona, a unos 50 minutos por carretera de Reikiavik, se convirtió en una auténtica atracción turística. Incluso pese a que para llegar al Fagradalsfjal, había que caminar cerca de hora y media por un recorrido nada sencillo. En el caso del volcán islandés que entró en erupción el pasado mes de marzo, lo cierto es que las autoridades pasaron de prohibir el acceso en un primer momento a recomendar no ir para después permitir las visitas a medida que la situación se fue calmando. El interés que despertó fue tal que llegaron a organizarse vuelos en helicóptero para ver el cráter desde el aire. 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.