Voces de la sociedad boliviana llaman al fin de la violencia

Agencia EFE

La Paz, 7 nov (EFE).- Una ceremonia religiosa convocó este jueves en La Paz a distintos actores de la sociedad boliviana, en un llamado a condenar la violencia que se registra en Bolivia tras las denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre.

Diferentes organizaciones sociales y ciudadanos de variado signo político participaron en una misa en la Basílica de San Francisco, en el centro de La Paz, para llamar la atención sobre una crisis que ha dejado ya tres muertos y 346 heridos en todo el país, según datos de la Defensoría del Pueblo.

"El pueblo boliviano está cansado de tanta violencia. Queremos paz. Pedimos que nuestros hijos dejen de ser golpeados en las calles", apuntó a Efe Sonia Brito, diputada del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente Evo Morales, minutos antes de entrar a la basílica.

La jornada de este miércoles fue la más violenta desde que comenzaron las protestas, con 97 heridos y un muerto en Cochabamba, una región del centro de Bolivia donde los incidentes fueron especialmente graves.

A la misa, convocada por la Defensoría del Pueblo boliviana, acudieron representantes de diferentes organizaciones sociales, pero el grueso de los asistentes estuvo compuesto por ciudadanos no vinculados a asociación alguna, en su mayoría mujeres.

Desde que se desataron las protestas, la sociedad boliviana vive inmersa en un clima de polarización entre quienes defienden la victoria de Morales en las urnas para un cuarto mandato y quienes denuncia que hubo fraude electoral, por el que exigen su renuncia y unos nuevos comicios.

La ceremonia tuvo como objetivo empezar a deshacer esa polarización y avanzar en el terreno de la reconciliación, porque "hay que respetar a aquellos que piensan de otra manera", según Brito.

La misa, que en principio iba a celebrarse en el atrio de la Basílica de San Francisco a las 11.00 hora local (15.00 GMT), se tuvo que trasladar al interior debido a la lluvia.

El mensaje que se lanzó en el acto fue un recado de paz y la mayoría de los asistentes a la ceremonia quisieron desvincularse del partidismo político.

"Hemos nacido en una Bolivia libre y unida. Lo más importante es que nuestros políticos no nos dividan", declaró a Efe Edgar Mora, activista social que acudió al acto.

Morales ha responsabilizado al líder cívico Luis Fernando Camacho y al expresidente Carlos Mesa (2003-2005), su principal contendiente en las elecciones, de la violencia desatada en varias regiones, acusación que ambos líderes rechazan y, por el contrario, apuntan al gobernante de promover el enfrentamiento.

"Evo Morales y Carlos Mesa: únanse. Queremos democracia y libertad", añadió en referencia al presidente del país y al principal líder opositor boliviano, segundo en los comicios.

La diputada Brito abogó también por la conciliación y propuso como solución "una salida institucional".

"Es hora de un encuentro entre bolivianos y bolivianas. Hago un llamado a todos los líderes, tanto de la oposición como del oficialismo, para resolver las diferencias en el marco de la Constitución", concluyó.

El Gobierno boliviano descartó este jueves que el presidente del país vaya a renunciar antes de concluir su actual mandato, en contra de lo que exige la oposición.

(c) Agencia EFE