Vladimir Putin se aísla por contacto estrecho de coronavirus y dice que “espera que la Sputnik V lo proteja”

·4  min de lectura
Vladimir Putin
Vladimir Putin

MOSCÚ.- El presidente ruso Vladimir Putin deberá aislarse por resultar contacto estrecho de Covid-19. Lo confirmó hoy el Kremlin, la sede del gobierno de Rusia, desde donde afirmaron que el primer mandatario se encuentra “en perfecto estado de salud” y que “espera que la [vacuna] Sputnik V lo proteja”.

A raíz de casos positivos de coronavirus identificados en su entorno, Putin debe respetar el régimen de autoaislamiento. Dmitri Peskov, el vocero oficial, indicó que Putin ya se sometió a un test diagnóstico del Covid-19, aunque no reveló el resultado. Tampoco se especificó cuánto tiempo permanecerá aislado el presidente.

“Que les miren las manos”: el particular consejo de Mujica por la posible llegada de familias afganas a Uruguay

En una videoconferencia con directivos de su partido Rusia Unida y de su gobierno, en vísperas de las elecciones legislativas, Putin confirmó que uno de sus colaboradores, pese a estar vacunado, había enfermado de Covid.

“Había vuelto a ser vacunado, pero posiblemente demasiado tarde. Tres días después de ser vacunado, enfermó. La víspera, yo había comunicado con él de forma muy cercana”, prosiguió Putin

“Espero que todo ocurra como debe ocurrir, y que la Sputnik V demuestre realmente su alto nivel de protección contra el Covid-19”, dijo Putin, también vacunado, y que asegura tener un nivel “elevado” de anticuerpos.

Por su confinamiento, Putin “participará en una reunión de jefes de Estado de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) y en una sesión del Consejo del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), que están previstos para esta semana en Dushanbe, en un formato virtual”, adelantaron sus voceros.

El lunes, el presidente de Rusia se había reunido con su par sirio Bashar al-Assad y con los atletas rusos que volvían al país tras participar de los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Desde el comienzo de la pandemia, las autoridades rusas han tomado medidas excepcionales para proteger al presidente, que tiene 68 años y fue inoculado con la vacuna de producción nacional, Sputnik V. Entre las exigencias de cuidado, dirigentes extranjeros, periodistas y funcionarios con altos cargos, que se han reunido durante este tiempo con Putin, han sido obligados a aislarse previo a su encuentro con el jefe de Estado.

Un misterio sin fin: los submarinos nazis que desembarcaron su tripulación en la Argentina antes de rendirse

A pesar de la alta disponibilidad de vacunas, las autoridades sanitarias rusas no consiguen controlar las infecciones, y el país está entre los más impactados del mundo por la pandemia, en quinta posición en cuanto a número de contagiados, según un balance de AFP. Para este martes, el país registra 7,1 millones de casos y más de 194.000 fallecidos, la cifra más alta de Europa.

En las últimas 24 horas en Rusia se confirmaron 17.837 casos de infección por en las 85 regiones del país. El número acumulado, 7.176.085 contagios, supone un incremento del 0,25% con respecto al lunes. Los últimos casos positivos se concentran en Moscú -capital- (1609), en San Petersburgo (839) y en la provincia de Moscú (796). Con la muerte de 781 contagiados en el último día, el total de fallecidos por Covid-19 en Rusia se elevó a 194.249.

Escepticismo en la población

El número de contagios en Rusia aumenta vertiginosamente y las autoridades no logran convencer a una población que se rehúsa a vacunarse por desconfianza.

Encuestas independientes muestran que la mayoría de los ciudadanos rusos no quiere ser inoculado contra el Covid-19. Solo 39,9 millones de los 146 millones de rusos están completamente vacunados, de acuerdo con la web Gogov, que recoge datos oficiales de las regiones.

Rusia tiene varias vacunas propias disponibles para su población, pero no distribuye ninguna vacuna hecha en países occidentales. Moscú, epicentro de la pandemia en el país, y otras regiones, ha introducido medidas de vacunación obligatoria para acelerar la inmunización, y Putin ha llamado repetidamente a sus ciudadanos a inmunizarse.

El objetivo del Kremlin era tener protegido a un 60% de la población en septiembre, pero no alcanzó su propósito a pesar de haber empezado la vacunación a principios de diciembre.

El gobierno ruso ha sido acusado de menospreciar los efectos de la pandemia y de haber desistido de introducir nuevas medidas restrictivas, tras el severo confinamiento decretado en 2020.

Las autoridades depositaron sus esperanzas de frenar la pandemia en las cuatro vacunas diseñadas allí: Sputnik V, EpiVacCorona, CoviVac y la monodosis Sputnik Light., pero ninguna de las opciones de fármacos parece ser buena para la población.

Agencias AFP, y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.