"No podemos vivir en un mundo sin la Amazonía", advierte reputada científica brasileña

·3  min de lectura
Vista aérea de una zona deforestada en Labrea, estado de Amazonas, Brasil, el 15 de septiembre de 2021 (AFP/MAURO PIMENTEL)

Erika Berenguer, ecologista especializada en la Amazonía de las universidades de Oxford y Lancaster, es una de las científicas más destacadas en el estudio del funcionamiento de la selva tropical ante el desequilibrio causado por el hombre.

AFP pidió a esta brasileña de 38 años que expusiera qué implican para el planeta los resultados de las últimas investigaciones sobre la Amazonía.

Pregunta: Últimamente hubo muchos titulares sobre la deforestación y la destrucción en la Amazonía. ¿Qué dice la ciencia sobre la selva tropical?

Respuesta: Los resultados son realmente espantosos. Son acordes con el debate sobre el "punto de inflexión" (en el que la selva tropical se convertiría en sabana). Un estudio determinó que en el sureste de la Amazonía en la estación seca, la temperatura aumentó 2,5 grados (en los últimos 40 años). Es apocalíptico. No creo que ni los académicos estuvieran preparados para eso. El Acuerdo de París intenta limitar el calentamiento global a 1,5 grados, y 2,5 en la Amazonía es enorme.

En el noreste, las precipitaciones registraron una disminución del 34% en la estación seca.

Las implicaciones de todo esto es que si tienes un clima más cálido y más seco, los incendios se van a extender más en la selva. Y así se avanza en este circuito de retroalimentación, este círculo vicioso de horror.

P: ¿Todavía tenemos tiempo de salvar la Amazonía? ¿Qué pasa si no lo hacemos?

R: Esa es la pregunta del millón de dólares. No sabremos cuál es el punto de inflexión hasta que lo superemos, esa es justamente la definición de un punto de inflexión. Pero diferentes partes de la Amazonía están avanzando hacia este punto a diferentes ritmos.

Si pasamos el punto de inflexión, es el final, y no lo digo a la ligera. Estamos hablando del colapso del lugar con mayor biodiversidad del planeta, con millones y millones de personas convirtiéndose en refugiados climáticos. Los patrones de lluvia se alterarán en toda Sudamérica. Sin lluvias, no tendremos hidroelectricidad, lo que significará el colapso de la industria en Brasil y, por tanto, el colapso de una de las mayores economías del mundo, de uno de los mayores proveedores de alimentos del mundo. No podemos vivir en un mundo sin la Amazonía.

P: Su imagen de perfil de WhatsApp tiene la palabra "esperanza" escrita en letras grandes. ¿Qué le mantiene esperanzada?

R: El chocolate (risas). Pero definitivamente hay esperanza de cambio. A lo largo de mi vida, he visto una disminución de más del 80% de la deforestación, entre 2004 y 2012. No fue fácil; se requiere coordinación entre varias agencias, pero se hizo. Entonces, ¿por qué no podemos volver a verlo?

A nivel mundial, hay varios niveles de soluciones para todos. Todos tenemos que reducir nuestra huella de carbono. Nadie volverá a vivir en una cueva, pero debemos tener una reflexión profunda sobre lo que podemos hacer. También necesitamos presionar para una transparencia sobre los productos básicos que provienen de la Amazonía, saber de dónde viene el oro, de dónde viene la carne.

Pero lo más importante es que debemos insistir en cambios estructurales. Necesitamos presionar a nuestros gobiernos y empresas para que reduzcan las emisiones.

jhb/mls/app/lda

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.