Así se vivió la primera noche de la nueva cuarentena estricta

·4  min de lectura
En una recorrida de este diario por las autopistas del AMBA, se vio a un grupo de policías que debería estar controlando vehículos, pero descansaba bajo un techo durante la tormenta; la misma situación se repitió en diferentes zonas del confinamiento obligatorio. CRÉDITO: GERARDO VIERCOVICH - LA NACION
En una recorrida de este diario por las autopistas del AMBA, se vio a un grupo de policías que debería estar controlando vehículos, pero descansaba bajo un techo durante la tormenta; la misma situación se repitió en diferentes zonas del confinamiento obligatorio. CRÉDITO: GERARDO VIERCOVICH - LA NACION

Una fuerte tormenta, calles inundadas, oscuridad en las esquinas y muy pocos retenes policiales. Durante las últimas horas del viernes y las primeras del sábado, el aislamiento obligatorio ordenado por el Ejecutivo comenzó con una alta circulación de vehículos en las principales autopistas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), frente a un nuevo despliegue del operativo conjunto de fuerzas de seguridad federales y locales que busca evitar el agravamiento de la crisis sanitaria por la propagación de contagios de coronavirus.

Durante una recorrida de LA NACION por los puntos de contacto entre el conurbano y la Ciudad, se repetía la misma imagen: controles laxos, policías descansando o ‘acovachados’ en las camionetas. “Hoy es un día difícil pero ya estamos acostumbrados; venimos con este ritmo hace más de un año”, dijo un suboficial de Gendarmería que esperaba para tomar su guardia bajo la lluvia, en el peaje de Dock Sud de la autopista Buenos Aires-La Plata, donde cerca de la medianoche un grupo de gendarmes que lucían cansados tomaban lentamente el control sobre la líneas de vehículos, mientras que cinco policías bonaerenses dispersos evitaban la lluvia sin intenciones de abandonar el techo de sus diferentes garitas.

Pocos minutos después del inicio del aislamiento obligatorio, policías de CABA abandonan los controles interjurisdiccionales para evitar la tormenta de la noche del viernes. CREDITO: GERARDO VIERCOVICH - LA NACION
Pocos minutos después del inicio del aislamiento obligatorio, policías de CABA abandonan los controles interjurisdiccionales para evitar la tormenta de la noche del viernes. CREDITO: GERARDO VIERCOVICH - LA NACION


Pocos minutos después del inicio del aislamiento obligatorio, policías de CABA abandonan los controles interjurisdiccionales para evitar la tormenta de la noche del viernes. CREDITO: GERARDO VIERCOVICH - LA NACION

Peaje en la autopista Perito Moreno, cerca de Parque Avellaneda. Totalmente liberado: 23:30 del viernes, minutos antes de la entrada en vigencia del decreto que ordena el confinamiento
Peaje en la autopista Perito Moreno, cerca de Parque Avellaneda. Totalmente liberado: 23:30 del viernes, minutos antes de la entrada en vigencia del decreto que ordena el confinamiento


Peaje en la autopista Perito Moreno, cerca de Parque Avellaneda. Totalmente liberado: 23:30 del viernes, minutos antes de la entrada en vigencia del decreto que ordena el confinamiento

En el Puente Avellaneda, nueve policías bonaerenses se refugiaban bajo un pequeño pórtico, mientras que a pocos metros dos patrullas de Prefectura Naval prestaban apoyo. El mal tiempo obligaba a todos a buscar refugio y esta situación fue aprovechada por cientos de automovilistas. Los vehículos pasaban sin ser controlados sobre el Riachuelo. Una situación similar se observó en un peaje de la autopista Perito Moreno, cerca del Parque Avellaneda: allí, directamente no había ningún agente ni patrulla de ninguna fuerza. Liberado.

La autopista General Paz parecía en la noche de tormenta una serpiente gigante de concreto: efectivamente, decenas de bajadas y subidas están cerradas -en concordancia con la información oficial- pero en algunos puntos clave donde deberían funcionar controles estrictos, por ejemplo, en la intersección de General Paz y San Martín, dos policías conversaban apoyados en la patrulla. La misma situación se vio en Puente Saavedra: cuatro agentes charlaban y miraban sus celulares sin controlar vehículos.

En la autopista General Paz, tránsito liberado, sin retenes. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH
En la autopista General Paz, tránsito liberado, sin retenes. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH


En la autopista General Paz, tránsito liberado, sin retenes. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH

Camionetas estacionadas, con gendarmes dentro, en la autopista Buenos Aires-La Plata; a los nueve puestos de control en los que intervienen las fuerzas federales se sumaron dos, en Dock Sud, según información oficial. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH
Camionetas estacionadas, con gendarmes dentro, en la autopista Buenos Aires-La Plata; a los nueve puestos de control en los que intervienen las fuerzas federales se sumaron dos, en Dock Sud, según información oficial. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH


Camionetas estacionadas, con gendarmes dentro, en la autopista Buenos Aires-La Plata; a los nueve puestos de control en los que intervienen las fuerzas federales se sumaron dos, en Dock Sud, según información oficial. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH

Otro acceso liberado que identificó LA NACION durante la recorrida del viernes: San Martín y General Paz, sin controles. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH
Otro acceso liberado que identificó LA NACION durante la recorrida del viernes: San Martín y General Paz, sin controles. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH


Otro acceso liberado que identificó LA NACION durante la recorrida del viernes: San Martín y General Paz, sin controles. CREDITO FOTO: GERARDO VIERCOVICH

“Estamos desplegando 11.500 efectivos de las fuerzas federales en 65 controles, que se distribuyen en 31 distritos del Gran Buenos Aires y 10 controles en los principales accesos interjurisdiccionales entre provincia de Buenos Aires y ciudad de Buenos Aires”, dijo la ministra Sabina Frederic en una conferencia de prensa, horas antes del nuevo operativo. Y agregó la ministra: “La indicación que quiero reiterar y reforzar es que no viajen, deben quedarse en sus domicilios y respetar todas las medidas que el decreto determine”.

Nuevas restricciones a la circulación

El Gobierno publicó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que establece las nuevas restricciones por el avance del coronavirus y que entró en vigencia esta medianoche. Las medidas, que anunció anteayer el presidente Alberto Fernández, establecen la prohibición para circular entre las 18 y las 6.

Segunda ola de coronavirus: en detalle, qué dice el DNU con las nuevas restricciones

Entre los puntos destacados, el transporte público se limitará para una porción de los trabajadores esenciales. No se autorizó la construcción privada ni el empleo doméstico. Y solo se podrán practicar deportes individuales en la cercanía de los domicilios. La medida, que regirá hasta el 30 de mayo inclusive, se repetirá el fin de semana del 5 y 6 de junio, y afectará todas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial en aquellas zonas del país que, por sus índices, se encuadren en “alto riesgo” o en “alarma epidemiológica”, tal como informó LA NACION.