Un vistazo a las tarjetas (y aplicaciones) de la era del COVID que pueden darte estatus platino

Heather Murphy
·7  min de lectura
La aplicación Coronapas de Dinamarca, que verifica registros de vacunación y por ahora es un prerrequisito para poder comer en espacios interiores y otras actividades. (Cortesía del Ministerio de Salud de Dinamarca para The New York Times)
La aplicación Coronapas de Dinamarca, que verifica registros de vacunación y por ahora es un prerrequisito para poder comer en espacios interiores y otras actividades. (Cortesía del Ministerio de Salud de Dinamarca para The New York Times)

Es el símbolo de estatus de más reciente aparición. Con solo mostrarla, podrás entrar a conciertos y arenas deportivas o tener acceso a mesas inaccesibles desde hace muchísimo tiempo en restaurantes. Algún día, quizá incluso te ayude a cruzar una frontera sin necesidad de hacer cuarentena.

La nueva tarjeta platino de la era del COVID es el certificado de vacunación. Este documento ha existido desde hace más de dos siglos, pero nunca había conferido tanto poder en la esfera cultural y comercial. Muchas versiones de estos certificados ahora incluyen un toque digital.

“Hacía mucho tiempo que no había una pandemia que afectara tanto todas las facetas de la sociedad, y luego una vacuna”, explicó Carmel Shachar , directora ejecutiva del Centro Petrie-Flom de Política de Derecho Sanitario, Biotecnología y Bioética de la Escuela de Derecho de Harvard. “No hay ningún precedente desde 1918, y definitivamente no había teléfonos móviles en 1918”.

Ramesh Raskar, profesor del Media Lab en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, encabeza un proyecto cuyo objetivo es desarrollar una solución que incluya tanto un certificado impreso en papel que todos puedan cargar con facilidad como un pase digital gratuito que funcione incluso sin servicio celular.

Vamos a salir de la pandemia con una nueva “moneda para la salud”, dijo.

Legisladores, líderes empresariales, moralistas, diseñadores y funcionarios sanitarios tienen opiniones variadas en cuanto a cómo deben utilizarse estos pases y cómo debe ser su diseño.

Un pase fácil de simple papel

Excelsior Pass del estado de Nueva York, que revisa registros de vacunación. (Cortesía del estado de Nueva York para The New York Times)
Excelsior Pass del estado de Nueva York, que revisa registros de vacunación. (Cortesía del estado de Nueva York para The New York Times)

Una tarjeta de vacunación de COVID-19 no siempre comunica la importancia que tiene el documento. Las tarjetas, por lo regular, tampoco están diseñadas contra falsificaciones. La mayoría de los cientos de millones de personas de todo el mundo que ya recibieron por lo menos una dosis de la vacuna de COVID-19 desde hace algunos meses recibieron solo un simple pedazo de papel.

En algunas partes del mundo, contar con un comprobante de vacunación les ha permitido a los titulares obtener varios productos, como palomitas y helado gratis, e incluso cervezas a precio de descuento. No obstante, en general, solo han servido para que las personas publiquen selfis o tranquilicen a sus conocidos. Algunos gobiernos desean contar con sistemas más formales que funcionen en los teléfonos y estén protegidos contra falsificación. A continuación describimos algunas de las propuestas iniciales.

DINAMARCA

Nombre: Coronapas (Pasaporte Corona)

¿Podría ayudarte a conseguir una mesa en interiores? Sí. En Dinamarca, los restaurantes solo han operado con órdenes para llevar desde diciembre y reabrieron este mes con la condición de que solo quienes posean un Coronapas podrán sentarse en el interior, señaló el Ministerio de Salud.

¿Y qué me dices de un concierto o juego deportivo? También. Los planes de reapertura del país incluyen la aprobación del gobierno de asientos en interiores para que los poseedores de este pase asistan a eventos deportivos y de otro tipo en estadios.

¿Algo más? El 6 de abril, los salones de belleza, estudios de tatuajes y de masaje, así como las escuelas para conductores abrieron exclusivamente para clientes con el Coronapas. El gobierno danés no lleva un registro de cada vez que se utiliza el pase, comentó el ministerio, pero alrededor de 3,5 millones de personas visitaron la aplicación o el sitio en su primera semana. El objetivo es que la aplicación también sirva para que los viajeros les puedan demostrar a otros países que ya los vacunaron.

¿Cómo se obtiene? Debes haber recibido todas las dosis necesarias de la vacuna y haber dado negativo en la prueba de coronavirus dentro de las 72 horas anteriores o superado la infección en los 180 días anteriores. Los ciudadanos daneses pueden descargar la aplicación en sus teléfonos móviles o visitar un sitio web para imprimir el Coronapas, que tiene la apariencia seria de un boleto de tren antiguo.

¿La Unión Europea está desarrollando también un sistema?Sí. Se espera que el 21 de junio la UE presente un certificado llamado Digital Green Pass, que les permita a los vacunados contra el coronavirus viajar con más libertad. Conforme a las reglas propuestas, cada nación del bloque podría decidir qué restricciones eliminar para los tenedores del Digital Green, como la cuarentena obligatoria. Pero muchos países, incluida Dinamarca, afirman que no pueden esperar a que se emita el Digital Green Pass, por lo que planean desarrollar su propia versión.

ISRAEL

Nombre de la tarjeta: The Green Pass

¿Te dará acceso a una mesa en interiores? Sí.

¿E ingreso a conciertos o juegos deportivos? Sí, también.

¿Algo más? El pase te permite entrar a muchos establecimientos, como albercas, gimnasios, teatros y salones para bodas, así como eventos culturales, entre ellos conciertos, y a juegos deportivos y convivencias religiosas. Tener el pase quizá también te evite hacer cuarentena entre 10 y 14 días después de un viaje internacional.

¿Cómo funciona? A finales de febrero, el Ministerio de Salud de Israel comenzó a ofrecer el Green Pass a los residentes que han recibido todas las dosis de su vacuna y a individuos que se han recuperado de COVID-19. Al reservar mesa en un restaurante, muchos de los negocios comenzaron a preguntar: “¿Cuenta con un Green Pass?”. Los israelíes pueden imprimir sus certificados con código QR, descargar el código a sus teléfonos o mostrar la aplicación.

¿Existe inquietud por el hecho de que se requiera en tantos lugares?

Por supuesto. Seema Mohapatra, profesora especializada en servicios sanitarios y bioética, enfatizó que muchas personas en Cisjordania y la franja de Gaza no han recibido la vacuna, lo que provoca cuestionamientos en el tema de la equidad.

ESTONIA

Nombre de la tarjeta: VaccineGuard

¿Te dará acceso a una mesa en interiores? Todavía no.

¿E ingreso a algún concierto o juego deportivo? No, tampoco. Algunos empresarios y organizadores de eventos culturales han expresado que esperan que el gobierno de Estonia elimine los límites a la capacidad y otras restricciones si convienen en pedir el certificado en las puertas, comentó Ain Aaviksoo , director médico de Guardtime, empresa que colaboró con el gobierno de Estonia y la Organización Mundial de la Salud para diseñar el certificado. Pero todavía no ha ocurrido.

¿Entonces, para qué sirve? A partir del 30 de abril, su principal función será para desplazarse hacia Finlandia y de vuelta en transbordador.

NUEVA YORK

Nombre: Excelsior Pass

¿Te dará acceso a una mesa en interiores? Sí.

¿E ingreso a conciertos o juegos deportivos? Sí, también.

¿Algo más? El estado les ha exigido a algunos empleados de gobierno que la utilicen. Cada empresa y organización privada puede decidir si quiere exigir el pase para permitir el ingreso. Hasta ahora, el sistema se ha utilizado en restaurantes, bodas y recintos como Madison Square Garden, Barclays Center y Yankee Stadium, según Eric Piscini, vicepresidente de Redes Empresariales Emergentes en IBM Watson Health, donde se diseñó.

¿Cómo funciona? Nueva York comenzó a ofrecer descargas de la aplicación en marzo. Verifica si la persona ya recibió todas las dosis de la vacuna o hace poco dio negativo en una prueba. Alrededor de 400.000 personas de todo el estado la han descargado hasta ahora, informó Piscini. El pase genera un código QR que puede escanearse y produce una marca de verificación verde o una X roja. Quienes no cuentan con teléfonos compatibles pueden imprimir sus códigos, dijo.

¿Quiénes dan la marca verde? Una persona puede obtener la marca verde no solo si ya recibió todas las dosis de su vacuna más de 14 días antes, sino también si obtiene una prueba PCR negativa en los tres días anteriores o una prueba de antígenos negativa (llamada por lo regular prueba COVID rápida) en las seis horas anteriores. Existe una dificultad: solo pueden utilizarla quienes se hayan vacunado o realizado la prueba en el estado de Nueva York. “Si vives en Nueva Jersey, tienes que hacerte la prueba en Nueva York para que te incluyan en la base de datos y puedas ir al estadio”, explicó Piscini. IBM está tratando de encontrar la manera de acceder a datos de otros estados. Algunos establecimientos quizá acepten otro tipo de constancias.

¿En algún momento habrá una aplicación nacional para Estados Unidos? No. Los 138 millones de estadounidenses que ya recibieron la primera dosis de la vacuna deben haber recibido la misma tarjeta de vacunación de COVID-19 creada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sin embargo, los estados, universidades y negocios pueden decidir si quieren exigir esas tarjetas u ofrecer otra aplicación. La Casa Blanca informó en marzo que no tenía planes de crear una base de datos federal de vacunación universal ni de ordenar la emisión de una credencial única.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company