Visitantes saturan playas de Sinaloa durante el fin de semana

CULIACÁN, Sin., junio 29 (EL UNIVERSAL).- La reapertura de las zonas de playas de la bahía de Altata atrajo a cientos de familias que las saturaron, sin guardar la sana distancia, por lo que la tarde del domingo pasado tuvieron que ser desalojadas por las autoridades del municipio de Navolato, Sinaloa, en donde se ha logrado reducir el número de contagios a solo 10 casos.

Eleazar Gutiérrez Angulo, presidente municipal, externó que las zonas de playa de Avandaro, Altata, Nuevo Altata e Isla Cortés, cientos de familias sin cubrebocas se aglomeraron por encima del número de personas recomendadas a permanecer en esos puntos, por lo que se tuvo que cerrar los accesos e iniciar su desalojo.

Admitió que se salió de control el número de visitantes, cuando en días anteriores, los restaurantes ubicados en la zona turística tuvieron un escaso movimiento, pero el domingo por la tarde la concentración de ubicó en las playas.

El acuerdo con los comerciantes ambulantes que se ubican en el malecón fue que de los 135 registrados, sólo 40 de ellos serían autorizados a permanecer abiertos hasta las nueve de la noche el fin de semana, pero ante la aglomeración, se tuvo que desalojar a los paseantes a las seis de la tarde.

Gutiérrez Angulo admitió que fue un desastre lo que se tuvo el domingo pasado, pero sólo en playas, puesto que los restaurantes se mantuvieron a un cuarenta por ciento de su capacidad, bajo las normas de sanidad y sana distancia.

El alcalde de Navolato estimó que el domingo pasado, cerca de ocho mil personas de Culiacán y de Navolato se concentraron en las playas, por lo que esta mala experiencia los obligará a tomar nuevas medidas de control para que no se vuelva a colocar este municipio entre los primeros lugares de contagios.

Las playas de la bahía de Altata se mantendrán cerradas y reducirán los horarios de servicio de restaurantes, de vendedores ambulantes y de los paseos en su malecón, ante el desbordamiento de visitantes que se estima más de 8 mil personas saturaron las playas, sin guardar la sana distancia, ni las normas de salud.

Eleazar Gutiérrez Angulo, presidente municipal de Navolato, señaló que ha costado mucho esfuerzo y vidas, sobre todo de funcionarios de su administración, reducir el número de contagios que durante el mes de abril los colocaron en el segundo lugar estatal en cuanto a número de pacientes activos.

Gutiérrez Angulo externó que para evitar que se vuelva a repetir este desorden, las playas permanecerán cerradas e incluso se solicitará autorización a un complejo habitacional del Nuevo Altata, para bloquear uno de sus accesos a las áreas de estacionamiento.

Sobre los restaurantes que se ubican en el área del malecón, se le reducirán los horarios de servicio, al igual que a los vendedores ambulantes, a fin de evitar que por las noches, jóvenes se queden a divertirse en esa zona.

El edil hizo notar que el último reporte que se tiene de la Secretaria de Salud, es que Navolato solo registra diez casos positivos, por lo que se desea mantener esa tendencia a la baja, de ahí las nuevas medidas adoptadas.

Lamentó que no haya conciencia entre las miles de familias que saturaron las playas de su municipio, en una exposición peligrosa, dado que el virus se mantiene activo en casi todo el estado.