La visita de Hun Sen a Birmania genera preocupación entre los socios de la ASEAN

·3  min de lectura

Bangkok, 14 ene (EFE).- La visita del primer ministro de Camboya, Hun Sen, el pasado fin de semana a Birmania para tratar de mediar en la crisis desatada tras el golpe de estado militar genera preocupación entre alguno de los socios del bloque del Sudeste Asiático.

“Hay quien considera que (Hun Sen) no debería haber hecho la visita porque se ha interpretado como un reconocimiento de los militares en Birmania”, apuntó el jueves el ministro de Exteriores de Malasia, Saifuddin Abdullah, recoge la emisora Radio Free Asia.

Malasia es, junto a Indonesia y Singapur, uno de los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que se ha mostrado más crítico con la toma de poder de los militares birmanos el pasado 1 de febrero y la posterior brutal represión contra la oposición.

El mandatario de Camboya, país que este año alberga la presidencia rotatoria de la ASEAN, se reunió el pasado viernes en Naipyidó con el general golpista Min Aung Hlaing para avanzar con los puntos establecidos para zanjar de manera pacífica la crisis.

No obstante, Hun Sen no se reunió con representantes de la oposición a la junta militar ni con la depuesta líder birmana Aung San Suu Kyi, condenada a seis años de cárcel por una serie de variopintos cargos impulsados tras la asonada.

El ministro malasio señaló que la visita "no logró un avance significativo" sobre los cinco puntos de consenso alcanzados en abril por los mandatarios de ASEAN y el general birmano, entre los que se encuentra el fin de la violencia contra civiles y un diálogo de todas las partes para alcanzar una solución pacífica.

"(Hun Sen) tiene derecho a visitar Birmania como jefe de gobierno de Camboya. Sin embargo, creemos que debido a que asumió la presidencia de la ASEAN, podría haber consultado a los otros líderes y haber buscado nuestra opinión", destacó el canciller malasio.

No todos los países del bloque opinan de la misma manera que el malasio lo que evidencia la división interna de la ASEAN, por su parte, el primer ministro de Laos, Phankham Viphavanh, agradeció el miércoles durante su visita a Vietnam que "Hun Sen busque nuevos caminos para abordar la situación en Birmania".

Mientras, la relatora especial de Naciones Unidas para Birmania, Noeleen Heyzer, se mostró ayer más críptica al recordar que la solución a la crisis birmana tiene que incluir a "todos los actores" y subrayó su preocupación por los recientes ataques aéreos del Ejercito birmano en varias zonas del país.

El pasado octubre, bajo la presidencia regional de Brunéi, el bloque decidió ante la división de opiniones no invitar a Min Aung Hlaing para participar en la cumbre de líderes, la primera vez en la historia de la ASEAN donde un miembro careció de representación.

Esta miércoles, Camboya suspendió de manera indefinida una reunión programada para el día 18 entre los ministros de Exteriores del bloque al alegar dificultades de organización.

Once meses después de la asonada, la junta militar sigue sin tener el control completo del país a pesar de la brutal violencia utilizada contra la disidencia que ha dejado hasta la fecha más de 1.466 muertos y más de 11.500 detenidos, según el recuento diario de la Asociación de Asistencia a los Prisioneros Políticos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.