La visita de Francisco no termina de entusiasmar a los chilenos

LA NACION

SANTIAGO, Chile.- Mariano Puga es un sacerdote chileno que ejerce en La Legua, uno de los barrios de Santiago más estigmatizados por la pobreza y el narcotráfico. Hace pocos días, cuando le preguntaron con qué Iglesia se encontrará el Papa cuando aterrice mañana en Chile para su nueva gira regional, contestó: "Con la más fome [aburrida] de la historia. Es una Iglesia que se olvidó de Jesús y el Evangelio, y de los pobres".

Hoy, la segunda visita de un papa al país -la primera fue la de Juan Pablo II, en 1987-, entusiasma poco y nada a los chilenos, que perciben a la Iglesia como jerárquica y elitista, opuesta a reformas como el derecho al aborto o al matrimonio igualitario, con poca sintonía con los jóvenes y una credibilidad en jaque por decenas de escándalos de abusos.

Según una encuesta de Latinobarómetro, en la región son los chilenos quienes tienen la valoración más baja sobre Jorge Bergoglio (5,3 frente a un promedio de 6,8).

Además, los organizadores de la gira de Francisco cometieron errores visibles, como excluir de los encuentros a grupos de base o pedir dinero en avisos bancarios para financiar el alto costo de la visita, que fue corregido en dos ocasiones. De hecho, esa fue una de las críticas que se expresaron en los panfletos contra la visita papal que aparecieron en los últimos días en Santiago, escenario de ataques a parroquias que generaron preocupación en las autoridades y un clima enrarecido para la visita.

El último desacierto lo explicó a LA NACION Paulo Álvarez, un historiador que preside el Comité de los Derechos Humanos de La Legua. Para ver al Papa en Chile en las tres misas abiertas y masivas que tendrá (en Santiago, Temuco e Iquique) los peregrinos tenían que inscribirse por Internet y obtener una entrada gratuita.

"El afán por filtrar, contener y controlar ha sido excesivo y caricaturizó el mensaje que nos puede traer Francisco", planteó Álvarez, que está esperanzado en que el Papa, con su carisma y sus gestos, finalmente conseguirá enamorar a los chilenos.

Chile: atacaron 4 iglesias con bombas caseras

Recién anteayer la comisión organizadora anunció que en una de las misas, la de Iquique, en playa Lobito, no pedirán el ticket online para ingresar, porque la capacidad es para 380.000 personas y apenas se habían repartido 150.000 entradas. Eso confirmó la indiferencia hacia la Iglesia Católica y su líder máximo.

En los números, el único que favorece a esta religión es el que entregaron a los periodistas que cubrirán la visita y que indica que en Chile hay 13.329.000 católicos, el 74% de la población. El porcentaje contrasta visiblemente con la Encuesta Bicentenario 2014, que señala que el 59% se declaraba católico, y con la encuesta Latinobarómetro publicada esta semana, donde Chile aparece con el 45% de católicos, una cifra baja respecto de otros países de la región.

Rodolfo Olivera, pastor de la Iglesia Luterana de Valparaíso y uno de los líderes religiosos que practican el ecumenismo, dijo a LA NACION: "Creo que la gente no tiene una expectativa con la visita del Papa, como sí había con Juan Pablo II, que traía un mensaje de esperanza. Francisco dejó de ser creíble cuando sus acciones fueron percibidas como de encubrimiento a curas abusadores", agregó.

El más grave es el de Fernando Karadima, un sacerdote con influencia en la elite chilena a fines del siglo pasado y que está entre los nombres que la ONG Bishop Accountability vinculó con 75 casos de pedofilia en Chile.

Juan Barros, nombrado por Francisco obispo de Osorno hace tres años, fue mencionado como encubridor de Karadima.

Los católicos quieren su renuncia y formaron el movimiento Laicos de Osorno, que protestará al paso del papamóvil en Santiago, porque a pesar de la carta que se filtró esta semana en la que Francisco recomendaba un año sabático para Barros, lo único que circuló en 2016 fue un video del Pontífice en la Plaza San Pedro. En la grabación respondía a unos peregrinos: "Osorno sufre, sí, por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente [...] Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices por todos los zurdos, que son los que armaron la cosa".

4 preguntas sobre la visita del Papa a Chile y Perú

Otro tema espinoso para el Papa durante su estadía en Chile, que terminará el jueves próximo, es la cuestión de la salida al mar de Bolivia. Podría hacer un llamado a las autoridades chilenas y bolivianas para que negocien sobre el reclamo de La Paz, según especula la prensa chilena desde hace semanas. Los medios locales sostienen que esa es la razón por la cual el gobierno de Michelle Bachelet evitó invitar formalmente a mandatarios de países vecinos ante la llegada de Francisco.

Anteayer, el presidente boliviano, Evo Morales, afirmó a través de Twitter que el Papa se comprometió con la demanda de buscar una salida al mar para Bolivia en su visita a Chile. "El exembajador argentino en el Vaticano Eduardo Valdés ratifica que el hermano Francisco se comprometió con la salida al mar para Bolivia y buscará un acuerdo con Chile. Nuestra demanda #MarParaBolivia se fortalece y crece como el mar que injustamente nos arrebataron", escribió.

El viaje papal, en cifras

US$16.500.000

Es el costo de la visita del viaje a Chile

1.214.000

Entradas para peregrinos

400.000

Misa Santiago, Parque O'Higgins (Santiago)

390.000

Misa en el Aeródromo Maquehue (Temuco)

44.000

Encuentro con los jóvenes en el Santuario de Maipú

380.000

Misa en la Playa Lobito (Iquique)

600.000 hostias 2000 m2 de pantallas led 4500 m2 de altares 80 km de vallas 15.000 voluntarios

135.000

Argentinos ya cruzaron hacia Chile en los últimos 10 días

El Papa también visitará:

1 catedral2 santuarios1 universidad1 cárcel