Mustafa Kemal Ataturk, el visionario que puso los cimientos para una Turquía moderna y europeísta

·4  min de lectura

El Imperio Otomanofue considerado como una de las principales potencias mundiales, a lo largo de siete siglos (XIV-XX), además del mayor Estado Islámico, acabando su hegemonía de influencia geopolítica, militar y cultural tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, al haberse aliado con las Potencias Centrales (conformado por los imperios alemán y austrohúngaro y el Reino de Bulgaria, entre otras muchas naciones).

Mustafa Kemal Ataturk (imagen vía Wikimedia commons)
Mustafa Kemal Ataturk (imagen vía Wikimedia commons)

Aquella alianza político-militar con el bando perdedor del conflicto bélico provocó que los vencedores (Aliados, compuesto por el Imperio británico, Francia, Rusia, Reino de Italia o República francesa, entre otros muchos países) decidieran, a partir de 1918, la disolución y partición de los extensos territorios que abarcaba el Imperio Otomano, para crear nuevas naciones o incorporarlos a diferentes Estados ya existentes. Todo ello se ratificó el 10 de agosto de 1920 en el Tratado de Sèvres (celebrado en la población francesa que dio nombre a dicho convenio de paz).

Pero, como es lógico, hubo una importante parte de la población otomana que no estuvo del todo de acuerdo sobre cómo se había realizado la distribución en porciones del antiguo imperio, dando pie en 1919, un año antes de la firma del mencionado tratado, a la creación de diversos grupos y colectivos nacionalistas (tanto ciudadanos como militares), siendo el ‘Movimiento Nacional Turco’ el que aglutinó a un mayor número de adeptos.

Mustafa Kemal Ataturk, un militar de larga y condecorada carrera, se erigió como el líder indiscutible del Movimiento Nacional Turco, encabezando la ‘Guerra de Independencia turca’ (también conocida como 'Guerra de Liberación') y que duró hasta el 29 de octubre de 1923, dando pie a la creación de la nueva República de Turquía y siendo escogido Kemal como primer Presidente de la recién constituida república (aunque desde 1920 ya había ejercido como Primer Ministro).

Durante la IGM, Kemal había destacado por ser el general que consiguió una de las victorias otomanas más relevantes en el conflicto bélico frente a las fuerzas británicas: la 'Batalla de Galípoli' (también conocida como ‘Batalla de los Dardanelos').

Su gran conocimiento en tácticas militares, le sirvió para conseguir importantes triunfos durante Guerra de Independencia turca, que encaminó a que la nación se convirtiera en una república, a la cual dotaría de grandes cambios que la convertirían en el país moderno y europeísta que actualmente es.

Uno de los primeros propósitos de Mustafa Kemal Ataturk, para modernizar Turquía y convertirla en una república, fue la abolición del sultanato y del califato. También convirtió el país en un Estado laico, democrático y parlamentario, además de impulsar su industrializacióny aperturismo hacia Occidente.

Durante los primeros años su carisma y liderazgo eran tan grandes que apenas contó con oposición (algunos llegaron a señalarlo como un caudillo), aunque durante sus quince años de mandato (hasta 1938) intentó democratizar al máximo los organismos dependientes del gobierno que dirigía y aunque él siempre se consideró como socialdemócrata y huía de extremismos (tanto del comunismo como del fascismo), cabe destacar que fue visto como un referente y alguien a quien imitar por algunos líderes fascistas de la época (entre ellos Adolf Hitler y Benito Mussolini).

A principios de 1938 cayó gravemente enfermo, siendo diagnosticado de cirrosis y falleciendo el 10 de noviembre de aquel mismo año, a los 57 años de edad. Mustafa Kemal Ataturk dejó tras de sí un legado de modernización del país que hoy en día todavía perdura, habiendo servido como ejemplo a seguir por otros gobiernos que han querido seguir la línea aperturista.

Actualmente Turquía se ha convertido en un referente de modernidad, quedando muy lejos la imagen que se tenía de una sociedad otomana obsoleta. El país disfruta de un pensamiento y modo de vivir muy occidentalista, habiéndose convertido en la última década en uno de los principales destinos de aquellas personas que quieren realizarse un injerto capilar e incluso es hoy en día uno de los mayores productores de series y telefilmesque arrasan en los canales de televisión de medio planeta y plataformas de streaming.

La gestión realizada por Mustafa Kemal Ataturk, al frente de la presidencia de la República de Turquía, abrió las puertas para que el país forme parte de organizaciones y foros internacionales tan importantes como el Consejo de Europa, la OTAN, OCDE o el G-20.

Cada 10 de noviembre, a las 9:05 de la mañana (hora exacta de su fallecimiento), se realiza un sentido homenaje en toda Turquía en memoria de Kemal, paralizándose (literalmente) todo el país (se guarda un minuto de silencio, los ciudadanos dejan de hacer aquello que realizaban, se paran si iban caminando por la calle e incluso la mayoría de los vehículos estacionan y paran el motor).

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Vídeo | Lo que tenía que ser un rincón de cuento de hadas con más de 700 castillos se ha convertido en un pueblo fantasma

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.