Virus H10N3: ¿Hay que preocuparse por la nueva gripe aviar detectada en China?

·4  min de lectura
El temor a una pandemia ha llevado a extremar las precauciones ante la gripe aviar.
El temor a una pandemia ha llevado a extremar las precauciones ante la gripe aviar.

Un hombre de 41 años de la provincia de Jiangsu, en el este de China, fue confirmado como el primer caso humano de infección con una rara cepa de gripe aviar llamada H10N3, según informó la Comisión Nacional de Salud del gobierno de Pekín.

El hombre, vecino de la ciudad de Zhenjiang, fue internado el 28 de abril y un mes después, el 28 de mayo, le diagnosticaron la infección con H10N3, según comunicó el martes la Comisión, y agregó que la condición del hombre es estable.

Los infectados son capaces de generar anticuerpos contra el coronavirus durante el resto de su vida

La Comisión no dio detalles de cómo se contagió el paciente, pero aclaró que el rastreo y evaluación de sus contactos estrechos no otros casos, y que el riesgo de propagación es ínfimo.

¿Qué sabemos de la H10N3?

Se sabe poco de este virus, cuya presencia es incluso poco frecuente en las aves, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y no causa enfermedad severa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que si bien se desconoce el origen de la exposición del paciente al virus H10N3, y no se han encontrado otros casos entre la población local, todavía no hay indicios de que el patógeno se transmita entre humanos.

Sin embargo, hay virus de gripe aviar que no afectan mucho a las aves pero que tienen efectos muchos más graves en las personas, como la cepa H7N9, que se cobró la vida de casi 300 personas en China durante el invierno boreal de 2016-2017. La OMS afirma que han sido muy raras las instancias de contagio de persona a persona del virus H7N3.

¿Cuál es el peligro?

Actualmente se cree que el riesgo de más casos de contagio con el H10N3 es muy bajo, y los expertos califican de “esporádico” el que acaba de aparecer. Esos casos se producen ocasionalmente en China, que tiene una inmensa población de especies de aves distintas, tanto de cría como silvestres.

Además, como cada vez hay mayor vigilancia sobre la presencia de gripe aviar entre la población humana, también se van detectando más contagios con virus de las aves.

En febrero, Rusia informó el primer contagio humano con el virus H5N8 que a principios de este año causó graves pérdidas en los criaderos avícolas de toda Europa, Rusia, y Asia Oriental. Según las autoridades, ninguna de las siete personas infectadas con el virus presentó síntomas.

Los expertos estarán alertas a la aparición de cualquier foco de casos de H10N3, pero por ahora, la aparición de un solo caso no es gran motivo de preocupación.

“Mientras haya virus de la gripe aviar circulando entre las aves, no debe sorprendernos el contagio esporádico de un humano, como un vívido recordatorio de que la amenaza de una epidemia de gripe sigue presente”, dijo la OMS a través de un comunicado a la prensa.

La cepa H10N3 “es muy poco común”, y hasta 2018, el virus solo ha sido aislado 160 veces en 40 años, según Filip Claes, coordinador del laboratorio de la FAO en la región Asia-Pacífico.

Sin embargo, los virus de la gripe mutan rápidamente y se mezclan con otras cepas que circulan en criaderos y entre las aves migratorias, un proceso conocido como “reagrupamiento”, lo que implica que pueden producir cambios genéticos que plantean una amenaza de contagio a los humanos.

¿Qué tenemos que saber?

La secuencia genética del virus que infectó al paciente de Zhenjiang todavía no fue publicada, algo necesario para evaluar en profundidad los riesgos.

Para determinar si puede convertirse en un verdadero peligro, los científicos necesitan saber qué tan fácilmente el H10N3 infecta las células humanas.

La variante H5N1, por ejemplo, que contagió por primera vez a un ser humano en 1997, ha sido bastante letal, y hasta ahora se ha cobrado 455 personas a nivel global.

A la variante H5N1 le harían falta apenas unas pocas mutaciones para adquirir la capacidad de transmitirse de persona a personas, dice Ben Cowling, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, y por lo tanto debe ser vigilada muy de cerca y de manera prioritaria.

Cowling agrega que contar con la información genética de la variante H10N3 permitirá evaluar “si esta cerca de convertirse en un virus al que debamos temerle”.

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.