Violento robo en La Plata: ladrones entraron a un mercadito y un cliente improvisó una particular estrategia para que no se lleven sus cosas

·2  min de lectura
Violento robo en un autoservicio en La Plata
Violento robo en un autoservicio en La Plata - Créditos: @Captura de pantalla

En el marco de un violento robo ocurrido en un autoservicio de la ciudad de La Plata, uno de los clientes pudo burlar a los tres asaltantes armados al esconder sus pertenencias en una de las góndolas. En tanto, el resto de las personas en el local y su dueña tuvieron que entregar celulares y su dinero a los ladrones, que se fueron al minuto de haber ingresado y aún son buscados por la Policía.

El hecho ocurrió ayer por la tarde en un pequeño mercado ubicado en la intersección de las calles 22 y 69 de La Plata, cuando los delincuentes ingresaron armados y comenzaron a amenazar a todos los que allí se encontraban.

En las imágenes de la cámara de seguridad se ve cómo en apenas un minuto, los tres hombres ingresan encapuchados, amenazan a los clientes con sus armas, y se llevan sus pertenencias y el dinero de la caja del comercio así como la mochila de la responsable del lugar. Al mismo tiempo, uno de ellos se queda afuera haciendo de campana.

Mientras eso ocurría, se ve cómo un joven, que se encontraba en el sector de góndolas, esconde rápidamente sus pertenencias en uno de los estantes, va hacia el pasillo, coloca su mochila entre las heladeras y se tira al piso. A los segundos, uno de los delincuentes lo palpa para ver si tenía algo en los bolsillos y sigue su camino.

El robo número 37

Según informó la dueña del comercio, Marcela Carullo, al diario El Día, tras solo un minuto, los hombres se dieron a la fuga en dos motos en las que habían llegado y aún no han sido detenidos. La mujer expresó su enojo e indignación ante lo sucedido porque, según dijo, ya es “el robo número 37″ que sufre. También dijo que siente junto con sus vecinos una gran indefensión.

“Se fueron y me puse a llorar”, lamentó la víctima, que tuvo que entregar los 10.000 pesos de la recaudación del día y su mochila, en la que guardaba su celular, sus documentos y “un cintillo de oro” que le había regalado su madre. “Eso es lo que más lamento”, dijo sobre el robo.

Asimismo contó que debido a la gran cantidad de hechos violentos, la Policía había asignado un agente en el barrio y los asaltos habían bajado mucho. No obstante, “estuvo solo seis meses” y luego la zona volvió a ser insegura.

Por último Carullo explicó que cuando fue a la comisaría a hacer la denuncia, no pudo hablar con el comisario, algo que la molestó porque considera que deben hablar al respecto. “Es muy grave que haya tenido que soportar 37 robos”, cerró.