Violentas protestas contra la ONU en República Democrática del Congo dejan al menos 15 muertos

·4  min de lectura
© Esdras Tsongo / Reuters

En el segundo día de violentas protestas en República Democrática del Congo (RDC) contra la presencia de la ONU en las ciudades de Goma y Butembo, al menos 15 personas murieron y 50 están heridas. Entre los fallecidos hay personal de Naciones Unidas. Los manifestantes exigen que la misión abandone el país por no proteger a los civiles contra la violencia de las milicias. Funcionarios de la organización tomaron represalias y dispararon contra los manifestantes.

La Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), misión de Fuerzas de Paz desde 1999, ya no cuenta con el beneplácito total en RDC.

Dos días llevan las violentas protestas contra la ONU en las ciudades de Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, y Butembo, en el este de la nación africana, donde cientos de manifestantes han atacado y saqueado las instalaciones de la Organización de Nacions Unidas, en particular contra la sede del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en Goma, donde fueron "repelidos" por guardias de seguridad, exigiendo que la misión abandone el país.

Las protestas han sido convocadas por una facción del ala juvenil del partido gobernante, que acusa a la MONUSCO de no proteger a los civiles contra la violencia de las milicias y la acusa de ineficiencia frente a la inseguridad que sufre el este del país, donde operan al menos 122 grupos rebeldes, según el Barómetro de la Seguridad de Kivu (KST, por sus siglas en inglés).

La ausencia de alternativas y métodos de subsistencia estables han empujado a miles de congoleños a tomar las armas y ahora, esta región, es un campo de batalla.

Esta situación tiene su génesis a mediados de julio, cuando el presidente del Senado congoleño, Modeste Bahati Lukwebo, acusó a la MONUSCO de no ser efectiva y exigiera su retirada.

Al menos 15 muertos y más de 50 heridos en un día

El descontento llegó a su punto máximo este martes 26 de julio, cuando tres efectivos de MONUSCO y al menos 12 civiles fueron asesinados. En ambas ciudades, las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU fueron acusadas de tomar represalias por la fuerza.

"Las turbas están arrojando piedras y bombas de gasolina, irrumpiendo en bases, saqueando y vandalizando, y prendiendo fuego a las instalaciones", informó Farhan Haq, portavoz adjunto de la ONU desde Nueva York. Algunos irrumpieron en las casas de los trabajadores de la ONU que fueron evacuados de Goma en un convoy de vehículos escoltados por el Ejército.

El ministro de Relaciones Exteriores de la India dijo que dos de los efectivos de mantenimiento de la paz que murieron eran indios. Mientras, el jefe de la Policía de Butembo, Paul Ngoma, agregó que el tercero era marroquí.

Ngoma también señaló que en Butembo siete civiles murieron cuando el personal de mantenimiento de la paz de la ONU empezó a disparar y que el número de heridos era desconocido.

Por su parte, en Goma un reportero de la agencia de noticias Reuters vio a efectivos de MONUSCO matar a tiros a dos manifestantes. Minutos antes, el portavoz del Gobierno, Patrick Muyaya, había dicho que al menos cinco personas murieron y 50 resultaron heridas.

“Se aconsejó a las fuerzas de la ONU que utilizaran gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes y solo dispararan en señal de advertencia si era necesario, expresó Haq. Y manifestó que "obviamente, si hay alguna responsabilidad por parte de las fuerzas de la ONU en cualquiera de los heridos o en cualquiera de las muertes, vamos a dar seguimiento a eso".

Haq explicó que estos ataques son producto de un clima de hostilidad, motivada principalmente desde las redes sociales, contra la presencia de la ONU. No obstante, dijo que esto no significa que la misión haya fracasado y que la situación habría sido mucho más violenta sin la fuerza de paz, dada la proliferación de grupos armados en el este del país.

El papel de MONUSCO y su retiro gradual

Desde 1998, el este de la República Democrática del Congo está sumido en un conflicto alimentado por las milicias rebeldes M23 y los ataques de los soldados del Ejército, pese a la presencia de la Misión de la ONU, con unos 14.000 efectivos desplegados.

"Hemos estado haciendo todo lo posible, no solo durante años, sino realmente durante décadas para tratar de traer estabilidad al Congo oriental", afirmó Haq.

El resurgimiento de estos enfrentamientos en los últimos meses ha desplazado a miles de personas. Los ataques de militantes vinculados al autodenominado Grupo Estado Islámico también han continuado, a pesar del estado de excepción de un año de duración y de las operaciones conjuntas de los ejércitos congoleño y ugandés contra ellos.

Según Muyaya, el proceso de repliegue de la MONUSCO "ya ha comenzado", después de que su mandato fuera renovado por un año más por el Consejo de Seguridad de la ONU en diciembre de 2021.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.