Violenta entradera en Luis Guillón: asaltaron, maniataron y golpearon a una pareja de jubilados

LA NACION
·3  min de lectura

Una pareja de jubilados vivió ayer por la mañana un violento robo en su casa de Luis Guillón cuando cuatro hombres entraron por el fondo de su casa, los maniataron, los golpearon y revolvieron sus pertenencias.

Eran las 9 de la mañana cuando en el cruce de las calles Mendoza y Moreno, un grupo de hombres ingresaron por el frente de la casa de Gerardo y Nelly, de 83 y 72 años respectivamente, se subieron al techo y se colaron en la vivienda por el fondo de la casa. Tras atarlos, comenzaron a golpearlos para que no gritaran, mientras revolvían sus pertenencias en busca de dinero o joyas.

Les cerraron las cortinas para que nadie los viera. A quien más golpearon fue a mi papá porque él no se callaMarisa, hija de las víctimas

"Les cerraron las cortinas para que nadie los viera. A quien más golpearon fue a mi papá porque él no se calla. Le corrían los muebles, les revolvieron todo", contó en declaraciones a TN Marisa, una de las hijas del matrimonio que vive a tres cuadras de allí.

"Ya a las 8 de la mañana alguien le toca el timbre, ellos preguntan quién era, pero no les contesta nadie y no ven a nadie. A las 9 ellos dos ya se levantan y mi papá abre la reja de la parte trasera para que salga el perro. Va a la cocina y ahí se encuentra con los tres o cuatro hombres que los abordan y los atan", sumó Karina, la otra hija de los jubilados que fue a ayudarlos.

Después de un tiempo los hombres se fueron tras intentar una hora desatarse de las sillas, tocan la alarma vecina y Nelly se acerca a la puerta de su casa para pedir ayuda.

Vi que Nelly se asomaba y sonaba la alarma. Le pregunté si estaba bien y me dijo que los habían asaltado. Fue horrible, estaban muy golpeadosMirta, vecina de la pareja asaltada

"Vi que Nelly se asomaba y sonaba la alarma. Le pregunté si estaba bien y me dijo que los habían asaltado. Fue horrible, estaban muy golpeados", contó una vecina, Mirta, que fue quien primero los ayudó y llamó al 911. Además, aseguró que la zona es muy insegura y graficó: "Yo estoy todo el día con el control remoto de la alarma vecinal".

"Es muy triste todo. Uno toma todos los recaudos y nunca pensamos que iba a pasar esto. Están muy golpeados, enojados, indignados", contó Marisa acerca de sus padres que viven en una casa con rejas en las ventanas y comparten un sistema de alarmas con sus vecinos. Además, Marisa relató que el barrio es muy inseguro y que su familia ha vivido hechos de inseguridad en el pasado.

"Un hermano de mi papá sufrió una entradera igual y lo mataron hace 12 años, a otro tío mío hace cinco años lo mataron para robarle. Imaginate lo que pensaba mi papá cuando lo golpeaban", cerró la mujer.