Violencia en Sudáfrica: en medio de los saqueos, una mujer lanzó a su beba desde el balcón de un edificio incendiado

·2  min de lectura
El momento de la caída de la beba de dos años en Sudáfrica
Captura de video

JOHANNESBURGO.- En medio de la ola de violencia que ya dejó 72 muertos en Sudáfrica, una de las escenas más impresionantes la protagonizaron una mujer y su pequeña hija de casi dos años, a quien lanzó de un edificio incendiado hacia un grupo de desconocidos para salvarla.

El hecho ocurrió en Durban, una ciudad costera de Sudáfrica, donde en medio de una serie de saqueos, un grupo de personas prendió fuego comercios, y el humo se trasladó a los departamentos ubicados arriba de los locales.

Represión en Cuba: fuerzas del régimen entraron a la casa de un manifestante y le dispararon frente a sus hijos

Desde uno de esos departamentos, Naledi Manyoni, desesperada para que el humo no afecte a su hija, que cumplirá dos años el mes próximo, decidió tirarla hacia un grupo de personas que veían la situación desde la calle.

“Todo lo que podía hacer era confiar en completos desconocidos”, dijo la joven de 26 años en diálogo con BBC, y contó que tanto ella como su hija Melokuhle se encuentran bien.

Manyoni estaba en el piso 16, de visita en el departamento de un conocido, y como el ascensor había dejado de funcionar por el humo, empezó a correr por las escaleras con su beba, pero no llegó a la planta baja porque estaba bloqueado. Entonces, según ella mismo contó, logró acceder al balcón de un departamento del segundo piso, donde tomó la dramática decisión.

Bolivia: la Policía afirma que conserva parte del armamento enviado por Mauricio Macri

“Todo lo que podía pensar era en asegurarme que mi beba viviera”, dijo.

Las mismas personas que agarraron a la beba para salvarla también buscaron escaleras para sacar al resto de las personas que estaban atrapadas en el edificio, dado que los bomberos tardaron unos 20 minutos en llegar.

Ola de violencia

Durban es una de las ciudades más afectadas por los saqueos de comercios y almacenes, donde un temor a la escasez en medio del caos obliga a las personas a formar largas filas fuera de los supermercados.

Desde hace varios días, la provincia de KwaZulu-Natal y de Guateng (donde se encuentran dos de las principales ciudades del país, Johannesburgo y Pretoria), viven bajo un torbellino de violencia alimentada por la crisis económica de un país agotado por la pandemia de coronavirus y que alcanzó una tasa de desempleo récord (32,6%).

La violencia comienza a expandirse esporádicamente hacia otras provincias, como Mpumalanga (noreste) y Norte del Cabo (centro), según la policía.

El último balance oficial daba cuenta de 72 muertos y 1234 detenidos. La mayoría de los decesos se produjeron durante los saqueos, como consecuencia de avalanchas en las tiendas y centros comerciales.

Los primeros incidentes estallaron al día siguiente de la entrada en prisión el jueves del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión firme por desacato a la justicia, lo que alimentó la frustración económica y desencadenó la violencia.

El lunes por la noche, tras haber tomado la decisión de desplegar al ejército, el presidente Cyril Ramaphosa alertó del riesgo de “escasez” si la espiral de violencia continuaba.

Agencia AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.