La violencia contra la prensa brasileña creció un 105% en 2020, el peor año desde 1990

Agencia EFE
·4  min de lectura

Río de Janeiro, 26 ene (EFE).- La prensa brasileña sufrió 428 ataques el año pasado, incluyendo dos asesinatos, un número en un 105,77 % superior al de 2019 (208) y el mayor en las últimas tres décadas, según un informe sobre la libertad de prensa divulgado este martes por la Federación Nacional de los Periodistas (Fenaj).

Los ataques a la prensa han venido creciendo gradualmente desde 99 en 2017 hasta 135 en 2018, 208 en 2019 y 428 en 2020, aseguró la Fenaj en su Informe sobre la Violencia contra los Periodistas y la Libertad de Prensa en Brasil en 2020.

El órgano sindical informó que la violencia contra la prensa y los periodistas también había crecido en 2019, y atribuyó el recrudecimiento de los ataques a la prensa en los dos últimos años a la llegada al poder en Brasil del líder ultraderechista Jair Bolsonaro, que asumió como presidente en enero de 2019.

"En la evaluación de la Federación Nacional de los Periodistas ese crecimiento está directamente vinculado al bolsonarismo, movimiento político de extrema derecha capitaneado por el presidente Jair Bolsonaro, que repercute en la sociedad por medio de sus seguidores", afirmó la presidenta de la Fenaj, María José Braga.

"Hubo un aumento no sólo de los ataques contra la prensa en general, sino especialmente de los ataques de ese grupo que, naturalmente, lo hace como forma de control de la información. Usa sus ataques para desacreditar a la prensa con el fin de que la población siga informándose en las burbujas bolsonaristas, que son lugares de propagación de informaciones falsas y fraudulentas", agregó la dirigente sindical.

La Federación aseguró que nunca antes había registrado un número tan elevado de ataques a los periodistas desde que comenzó a elaborar su informe anual sobre la libertad de prensa en Brasil, a comienzos de la década de 1990.

Según Braga, el registro de dos asesinatos de periodistas por segundo año consecutivo "es una evidencia concreta de que hay inseguridad para el ejercicio de la profesión en Brasil".

Agregó que ese aumento de la violencia coincidió con el año de la pandemia por la covid, cuando la actividad periodística fue esencial en el mundo y los periodistas tuvieron que esforzarse, muchas veces en condiciones precarias, para buscar información responsable y de calidad para ayudar a frenar el avance de la enfermedad en Brasil.

TERCERA PARTE DE ATAQUES FUERON INTENTOS DE DESACREDITAR PRENSA

De acuerdo con el informe, igual que en 2019, la violencia más frecuente contra la prensa en 2020 fueron los intentos para desacreditarla, con 152 casos, el 35,51 % del total.

Y Bolsonaro, agrega la Fenaj, "fue nuevamente el principal agresor". El jefe de Estado fue responsable por 175 ataques (40,89 %) del total, de los que 145 fueron ataques genéricos y generalizados a los medios de comunicación o periodistas, 26 agresiones verbales, una amenaza directa a un periodista, una amenaza directa a un medio de comunicación y dos ataques a la Fenaj.

De acuerdo con Braga, la postura del presidente sirvió de incentivo para que sus auxiliares y seguidores también adoptaran la violencia contra periodistas como práctica recurrente.

Según el informe, las agresiones verbales y los ataques virtuales contra la prensa crecieron un 290 % en 2020, con 76 casos; y la censura saltó un 750 %, con 85 casos.

Las agresiones físicas, que eran la violencia más común hasta 2018 y se redujeron en 2019, saltaron un 113,3 % el año pasado, hasta 32 casos.

También fueron registrados 34 amenazas e intimidaciones, seis ataques cibernéticos, un atentado, dos ataques racistas y dos secuestros.

"Los periodistas comenzaron a ser agredidos por personas en la calle y hubo un aumento en los casos de agresiones físicas y en las restricciones a la libertad de prensa por acciones judiciales (de 5 casos en 2019 a 16 casos en 2020), lo que también es muy preocupante", dijo Braga.

La Fenaj manifestó su preocupación por el aumento de los ataques a las mujeres.

"Los ataques verbales y virtuales contra las mujeres crecieron y siempre tienen un carácter machista, misógino y con connotación literalmente sexual, lo que es muy grave", dijo Braga.

De acuerdo con otro informe divulgado el lunes por la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF), la mayoría de 580 agresiones a los medios de comunicación en Brasil que contabilizó en 2020 provino de Bolsonaro y sus hijos.

Según RSF, el mandatario brasileño y sus tres hijos legisladores fueron responsables de 469 ataques, lo que corresponde al 85 % de las agresiones de autoridades a los medios de comunicación del país durante el año pasado.

Para la organización, la hostilidad del "sistema Bolsonaro" refleja "cómo el presidente, su familia y sus partidarios han refinado, durante el último año, un sistema enfocado en desacreditar a la prensa y silenciar a los periodistas críticos e independientes, considerados enemigos del Estado".

(c) Agencia EFE