La violencia contra los palestinos en Israel es azuzada en grupos de WhatsApp

·8  min de lectura
Capturas de pantalla de los nuevos grupos de WhatsApp en los que los israelíes se jactaban de planear atentados y de las armas que llevaban. Se ha eliminado la información que permite la identificación. (FakeReporter vía The New York Times)
Capturas de pantalla de los nuevos grupos de WhatsApp en los que los israelíes se jactaban de planear atentados y de las armas que llevaban. Se ha eliminado la información que permite la identificación. (FakeReporter vía The New York Times)

Extremistas israelíes han formado en los últimos días más de 100 nuevos grupos en la aplicación de mensajería encriptada para dirigir los ataques.

El miércoles pasado, apareció un mensaje en un nuevo canal de WhatsApp llamado “Muerte a los árabes”. El mensaje instaba a los israelíes a unirse a una enorme pelea callejera contra los ciudadanos palestinos de Israel.

En cuestión de pocas horas, aparecieron decenas de grupos nuevos de WhatsApp con variaciones del mismo nombre y mensaje. Los grupos no tardaron en organizar una hora de inicio de las 6 p.m. para un enfrentamiento en Bat Yam, una ciudad de la costa de Israel.

“Juntos nos organizamos y juntos actuamos”, se leía en un mensaje en uno de los grupos de WhatsApp. “Dile a tus amigos que se unan al grupo, porque aquí sabemos defender el honor judío”.

Esa noche se emitieron escenas en directo de israelíes vestidos de negro que rompían ventanas de autos y recorrían las calles de Bat Yam. La turba sacó de su vehículo a un hombre que presumían que era árabe y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Fue hospitalizado en estado grave.

El episodio fue uno de decenas en todo Israel que las autoridades han relacionado con un aumento de la actividad de los extremistas judíos en WhatsApp, el servicio de mensajería encriptada propiedad de Facebook. Desde que la violencia entre israelíes y palestinos se intensificó la semana pasada, se han creado al menos 100 nuevos grupos de WhatsApp con el propósito expreso de cometer actos violentos contra los palestinos, según un análisis de The New York Times y FakeReporter, un grupo de vigilancia israelí que estudia la desinformación.

Los grupos de WhatsApp, con nombres como “La guardia judía” y “Las tropas de la venganza”, han sumado cientos de nuevos miembros al día durante la última semana, según el análisis del Times. Los grupos, que están en hebreo, también han aparecido en listas de correo electrónico y foros de mensajes en línea utilizados por los extremistas de extrema derecha en Israel.

Aunque las redes sociales y las aplicaciones de mensajería se han utilizado en el pasado para difundir discursos de odio e inspirar la violencia, estos grupos de WhatsApp van más allá, según los investigadores. Ello se debe a que los grupos planifican y ejecutan explícitamente actos violentos contra los ciudadanos palestinos de Israel, que constituyen aproximadamente el 20 por ciento de la población y viven en gran medida integrados con los vecinos judíos.

Esto es mucho más específico que los anteriores ataques de turbas azuzadas por WhatsApp en India, donde los llamamientos a la violencia eran vagos y generalmente no estaban dirigidos a individuos o empresas, dijeron los investigadores. Incluso los grupos Stop the Steal de Estados Unidos que organizaron las protestas del 6 de enero en Washington no dirigieron abiertamente los ataques usando las redes sociales o las aplicaciones de mensajería, dijeron.

La proliferación de estos grupos de WhatsApp ha alarmado a los funcionarios de seguridad israelíes y a los investigadores de la desinformación. En los grupos, los ataques han sido cuidadosamente documentados, con miembros que a menudo se regodean de haber participado en la violencia, según la revisión del Times. Algunos decían que se vengaban de los cohetes lanzados contra Israel desde los militantes de la Franja de Gaza, mientras que otros citaban distintos agravios. Muchos procedieron a solicitar los nombres de empresas de propiedad árabe que pudieran atacar.

“Se trata de una tormenta perfecta en la que las personas tienen el poder de utilizar sus propios nombres y números de teléfono para llamar abiertamente a la violencia, y cuentan con una herramienta como WhatsApp para organizarse en turbas”, dijo Achiya Schatz, director de FakeReporter.

Schatz señaló que su organización había denunciado muchos de los nuevos grupos de WhatsApp a la policía israelí, que al principio no tomó ninguna medida “pero ahora empieza a actuar y a tratar de evitar la violencia”.

Micky Rosenfeld, vocero de la policía israelí comentó: “la policía rastrea las redes sociales y monitorea los movimientos en el terreno”. Indicó que aunque ha habido israelíes involucrados en algunos ataques, ellos en gran medida actuaban para “protegerse a sí mismos” de los ataques de ciudadanos palestinos de Israel. Añadió: “las investigaciones policiales continúan”.

Funcionarios de seguridad israelíes dijeron que las autoridades policiales comenzaron a vigilar los grupos de WhatsApp después de ser alertados por FakeReporter. La policía, dijo Schatz, creía que los ataques de los extremistas judíos se habían exacerbado y organizado en los grupos de WhatsApp.

Un funcionario, que habló bajo condición de anonimato, añadió que la policía no ha visto que se formaran grupos de WhatsApp similares entre los palestinos. Los movimientos islamistas, incluido Hamás, la organización militante que controla la Franja de Gaza, llevan mucho tiempo organizándose y reclutando seguidores en las redes sociales, pero no planean ataques ahí por miedo a ser descubiertos.

Una portavoz de WhatsApp comentó que el servicio de mensajería estaba preocupado por la actividad de los extremistas israelíes. Dijo que la compañía había eliminado algunas cuentas de personas que participaban en los grupos. Añadió que WhatsApp no puede leer los mensajes encriptados en su servicio, pero que ha actuado cuando las cuentas han sido denunciadas por violar las condiciones de servicio.

“Tomamos medidas para prohibir las cuentas que creemos que pueden estar involucradas en causar un daño inminente”, dijo.

En Israel, WhatsApp se utiliza desde hace mucho tiempo para formar grupos en los que la gente puede comunicarse y compartir intereses o planificar actividades escolares. Cuando la violencia se disparaba entre el ejército israelí y los militantes palestinos en Gaza durante la semana pasada, WhatsApp fue también una de las plataformas en las que se ha difundido información falsa sobre el conflicto.

La tensión en la zona llegó a ser tan alta que empezaron a surgir nuevos grupos que llamaban a la venganza contra los palestinos en WhatsApp y en otros servicios de mensajería como Telegram. Los primeros grupos de WhatsApp aparecieron el martes pasado, dijo Schatz. Para el miércoles de la semana pasada, su organización había encontrado decenas de grupos.

La gente puede unirse a los grupos a través de un enlace, muchos de los cuales se comparten dentro de los grupos de WhatsApp existentes. Una vez que se han unido a un grupo, se les anuncian otros grupos.

Desde entonces, los grupos no han dejado de crecer, según Schatz. Algunos se hicieron tan grandes que se ramificaron en capítulos locales dedicados a determinadas ciudades y pueblos. Para evitar ser detectados por WhatsApp, los organizadores de los grupos instan a los participantes a investigar a los nuevos miembros antes de admitirlos, dijo.

En Telegram, los israelíes han creado unos 20 canales para cometer y planificar actos de violencia contra los palestinos, según FakeReporter. Gran parte del contenido y los mensajes de esos grupos imitan lo que hay en los canales de WhatsApp.

En uno de los nuevos grupos de WhatsApp analizados por el Times, “Las tropas de la venganza”, la gente compartió recientemente instrucciones sobre cómo construir cócteles molotov y explosivos improvisados. El grupo pedía a sus 400 miembros que proporcionaran también direcciones de empresas de propiedad árabe que pudieran ser objeto de ataques.

En otro grupo con algo menos de 100 miembros, la gente compartía fotos de pistolas, cuchillos y otras armas mientras hablaban de participar en combates callejeros en ciudades donde conviven judíos y árabes. Otro nuevo grupo de WhatsApp se llamaba “El grupo de derecha impenitente”.

Tras participar en atentados, los miembros de los grupos publicaban fotos de sus hazañas y animaban a otros a imitarlas.

“Los destruimos, los dejamos hechos pedazos”, decía una persona en el grupo de WhatsApp “Las tropas de la venganza”, junto a una foto en la que se veían las ventanas de los autos destrozadas. En otro grupo, se subió un video de jóvenes judíos vestidos de negro parando coches en una calle sin nombre y preguntando a los conductores si eran judíos o árabes.

Derrotamos al “enemigo carro por carro”, decía un comentario publicado debajo del video, usando un improperio.

El fin de semana, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, visitó Lod, una ciudad mixta entre judíos y árabes en el centro de Israel que ha sido escenario de recientes enfrentamientos.

“No hay mayor amenaza ahora que estos disturbios, y es esencial devolver la ley y el orden”, dijo Netanyahu.

Dentro de algunos grupos de WhatsApp, los llamamientos de Netanyahu a la paz fueron ridiculizados.

“Nuestro gobierno es demasiado débil para hacer lo necesario, así que lo tomamos en nuestras manos”, escribió una persona en un grupo de WhatsApp dedicado a la ciudad de Ramle, en el centro de Israel. “Ahora que nos organizamos, no pueden pararnos”.

Ben Decker colaboró con investigación.

Sheera Frenkel cubre temas de ciberseguridad desde San Francisco. Pasó más de una década en el Medio Oriente como corresponsal en el extranjero para BuzzFeed, NPR, The Times of London y los diarios McClatchy. @sheeraf

Ben Decker colaboró con investigación.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.