"Violencia a mujer, Ayotzinapa y desaparecidos, preocupan a CNDH"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- La presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, aseguró hay tres grandes preocupaciones que han marcado su primer año de gestión al frente del organismo.

El incremento de violencia hacia las mujeres, la atención a las familias de los desaparecidos y el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, porque reclaman el compromiso del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, los tres niveles de gobierno y de los organismos autónomos y de todos los sectores.

"Por ello, quiero anunciar el replanteamiento del Programa de Atención a Víctimas, con especial énfasis en la atención a las mujeres violentadas en sus derechos, para que las instalaciones de Cuba 60 se conviertan en un centro donde concurran múltiples esfuerzos institucionales, de la mano de organizaciones y colectivas", dijo por medio de un video mensaje

Piedra Ibarra señaló que se deben formular respuestas integrales para esos y otros temas y aclaró que la CNDH no ha parado sus labores a pesar de la pandemia.

Sobre la violencia contra las mujeres, "que es una pandemia tanto o más lacerante que la del Covid", dijo que hoy firmó una Recomendación General para todas las instituciones federales y locales que incorporando las demandas de los colectivos que ocupan nuestras oficinas que someteré de inmediato a su valoración por el Consejo Consultivo.

Respecto al Caso de los 43 Normalistas de Ayotzinapa recordó que desapareció la Oficina Especial del Caso Iguala por deficiencias en el seguimiento de la Queja del caso, y por demanda expresa de las madres y padres de los estudiantes desaparecidos.

La idea era revisar el expediente integrado dentro de la Comisión y hacer una valoración tanto de las denuncias y su seguimiento como de los alcances de la propia Recomendación, para coadyuvar así a las nuevas investigaciones, pero "la verdad es que hasta el 1 de septiembre prácticamente no se había logrado avanzar".

Dijo que a partir de esa fecha se retomaron los trabajos del caso con una estrecha comunicación con la Comisión para la Verdad y Acceso a la justicia en el caso Ayotzinapa, a la cual se le remitió un informe de análisis sobre el expediente de queja y sobre el seguimiento de la Recomendación.

La titular de la CNDH dijo que está rompiendo inercias, no desmantelando la Comisión sino sentando las bases para hacer de ella lo que siempre debió ser: una auténtica Defensoría del Pueblo.

"No ha sido fácil, porque removemos vicios e intereses, pero caminamos firmemente hacia un nuevo modelo de protección y defensa de los derechos humanos que redundará sin duda en una mejor atención a las y los ciudadanos", señaló.

Quiero decir aquí, frente a la toma de nuestras oficinas en la calle de Cuba, que reivindicamos el derecho a la protesta como un medio legítimo de obtención de conquistas sociales, que rechazamos el uso de la violencia y, por lo mismo, que creemos en el diálogo como vía razonada para lograr soluciones.