Violencia. Una guerra interna de la mafia china quedó expuesta con 23 disparos

Gabriel Di Nicola
·5  min de lectura
El mortal ataque se registró en la noche del 15 de diciembre en las cercanías del cruce entre Rivadavia y García Lorca, en Caballito
Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina

En voz baja hablan de una disputa entre bandas. Pero, los que conocen de esas internas sangrientas, no quieren identificarse. Tienen temor y no quieren aportar información sobre el brutal homicidio de Wan Yanbao, un ciudadano chino asesinado a balazos hace 15 días, cuando la mafia dejó su sello en el corazón de Caballito.

Dos semanas después, la causa no tiene detenidos. Los tres sospechosos que habían sido apresados por personal de la Policía de la Ciudad fueron liberados después de que el juez Alejandro Ferro, a cargo del expediente, les dictara la falta de mérito para procesarlos o sobreseerlos.

En un principio se creyó que esos tres sospechosos detenidos a pocas cuadras de la escena del crimen habían sido los entregadores, pero la esposa de la víctima los reconoció como amigos y conocidos de su marido.

"En parte de la comunidad china se habla de un conflicto entre bandas, pero nadie quiere identificarse o aportar información por temor", sostuvo a LA NACION una fuente al tanto de la investigación.

Yanbao fue asesinado el 15 de este mes a las 23.45 cuando caminaba por avenida Rivadavia y García Lorca. Los sicarios dispararon desde un auto y escaparon. El personal policial secuestró 23 vainas servidas calibre nueve milímetros.

En el expediente, el Ministerio Público está representado por el fiscal en lo criminal y correccional porteño Martín López Perrando. Los funcionarios judiciales tienen la colaboración de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad.

Mafia china: cae el hijo de un exjefe de la barra brava de Boca como presunto sicario

"Todas las pruebas reunidas hasta el momento nos orientan claramente hacia un ajuste de cuentas", afirmó una fuente judicial.

Los investigadores judiciales y policiales todavía no pudieron certificar si la víctima, como se creyó desde un primer momento, es propietario de uno o varios supermercados.

La escena del homicidio de Wan Yanbao, en Caballito; los agresores dispararon 23 veces
Fuente: LA NACION - Crédito: Manuel Cortina

"En poder de la víctima se secuestró un paper con direcciones de distintos inmuebles, algunas de ellas correspondientes a supermercados chinos. Se está analizando si eran de su propiedad o qué significado tiene ese documento", explicó una fuente judicial.

Uno de los sospechosos que finalmente fue liberado dijo en su declaración indagatoria que Yanbao estaba por abrir un supermercado en la costa atlántica y que tenían planificado viajar a la inauguración la noche del ataque mafioso.

Los primeros días después del homicidio nadie se había presentado en el juzgado de Ferro para reclamar el cuerpo, pero después lo hizo su esposa.

"La esposa de la víctima no nos supo decir si antes del ataque su marido había sido amenazado. La relación entre ellos no pasaba por un buen momento porque él tenía una relación extramatrimonial", dijo una fuente del caso.

La víctima, de 38 años, fue identificada por una cédula de conducir que llevaba en un bolsillo. En un primer momento se pensó que Yanbao era el propietario de un supermercado situado a pocos metros de la escena del crimen mafioso, pero con el correr de las horas la idea quedó descartada porque, a la mañana, cuando abrieron el comercio, los responsables del local dijeron no conocer a la víctima. Lo mismo afirmaron los vecinos de la zona.

Detienen a un mecánico por pedofilia y buscan a la niña que fue abusada

Según el primer médico legista que revisó el cadáver, la víctima presentaba tres impactos de bala: uno en la espalda, a la altura de un riñón; otro en el pulmón izquierdo y el último en el hombro izquierdo, los dos primeros tiene orificio de entrada y de salida, el tercero solo de entrada.

Como se consignó, los tres sospechosos que terminaron liberados al recibir la falta de mérito, fueron detenidos en la zona del ataque .Dos fueron apresados en avenida Rivadavia y Parral, y el otro, en Venancio Flores y Acoyte. Este último, según fuentes policiales, con la ayuda de un traductor dijo que era amigo de la víctima y que, al escuchar los disparos, decidió correr para alejarse de los agresores.

"Las tres personas que fueron detenidas estaban junto con la víctima cuando comenzaron los disparos. No fueron los autores materiales del homicidio, pero se sospecha que pudieron haber sido una especie de entregadores y por ese motivo fueron indagados", habían dicho fuentes judiciales a LA NACION el día en que los tres imputados fueron indagados, pero la situación cambió con el avance de la pesquisa y por, al no tener pruebas en su contra fueron liberados con una falta de mérito.

Va a juicio la banda del mecánico y los policías, especialistas en grandes golpes

Al inspeccionar la zona de los hechos, el personal policial descubrió que dos autos, un VW Polo y un VW Vento, estacionados a pocos metros de la escena del crimen fueron impactados proyectiles. Después se descubrió que el VW Vento alcanzado por los balazos era propiedad de la víctima.

El ataque mafioso tuvo un testigo que pudo ver el momento en que los sicarios comenzaron a disparar desde un auto. Se trata de un chofer de la línea de colectivos 8 que detuvo la marcha a pocos metros de distancia de la escena del crimen porque el semáforo se puso en rojo. Fue él quien llamó a la policía y quien afirmó que los asesinos dispararon desde un vehículo gris.

"El colectivero sostuvo que los disparos fueron efectuados desde el interior del auto, vehículo que inmediatamente se dio a la fuga", explicaron fuentes policiales.