Violencia y caos en la multitudinaria marcha campesina sobre Nueva Delhi

Nueva Delhi, 26 ene (EFE).- La gran marcha campesina contra la reforma agraria que pretendía cruzar de manera pacífica Nueva Delhi, se volvió violenta con al menos un muerto cuando grupos de manifestantes evitaron la ruta marcada y penetraron en el centro de la capital, tras derribar barricadas y enfrentarse con las fuerzas de seguridad.

Los primeros actos violentos estallaron a primera hora de la mañana cuando algunos manifestantes, con la ayuda de tractores y excavadoras, retiraron barricadas de hormigón o vehículos que les cortaban el paso, mientras los antidisturbios lanzaban gases lacrimógenos y cañones de agua, sin lograr contenerlos.

La ruta, que debía sobre todo bordear la capital según el permiso policial, se rompió en áreas clave de la ciudad como ITO, en pleno centro, donde se produjeron choques entre los antidisturbios y los manifestantes, en los que ambas partes usaron la violencia.

En ITO se vivieron momentos de especial tensión cuando varios manifestantes en tractores arremetieron sin control contra las fuerzas de seguridad antes de darse a la huida, según mostraron las televisiones locales, que también informaron de la muerte de un manifestante en ese punto por un supuesto disparo.

"A pesar de todos nuestros esfuerzos, algunas organizaciones e individuos violaron la ruta y cometieron actos que condenamos. Elementos antisociales se han infiltrado en este movimiento pacífico. Siempre hemos sostenido que la paz es nuestra mayor fortaleza y que su violación dañaría al movimiento", aseguró en un comunicado el principal organismo campesino, Samyukta Kisan Morcha.

Tras dos meses de acampada a las afueras de Nueva Delhi, esta marcha buscaba presionar al Gobierno indio para que derogue tres leyes "anticampesinas" que liberalizan el sector agrícola. Los organizadores esperaban hoy una participación de unos "250.000 tractores y vehículos y más de un millón de granjeros".

La marcha coincidió con el desfile nacional en la capital por el Día de la República, un evento festivo en el que las diferentes regiones de la India muestran sus tradiciones y logros con coloridas carrozas, para dar paso a continuación a un desfile militar.

Pero otra de las imágenes del día, además de la violencia, fue la toma temporal por parte de cientos de campesinos, armados con banderas, del icónico Fuerte Rojo situado en el casco antiguo capitalino, donde los mandatarios indios pronuncian anualmente el discurso a la nación por el Día de la Independencia.

"La paz es la fortaleza del movimiento campesino. Si se rompe la paz, solo el movimiento sufrirá", insistía en Twitter uno de los líderes de la protesta, Yogendra Yadav.

La gran marcha en la capital está respaldada por miles de concentraciones en toda la India, una presión tras dos meses de protestas contra el Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, para que derogue las leyes que liberalizan tanto los precios de venta como la cantidad vendida de ciertos cultivos.

Esta situación lleva ahora a los agricultores a negociar los precios con las empresas dentro de la cadena de distribución.

El Gobierno -que llegó a proponer una moratoria de 18 meses en la aplicación de las leyes, que rechazaron los sindicatos- ha defendido sin embargo la reforma, asegurando que permitirá al agricultor negociar en sus propios términos, mientras los campesinos consideran que la ley les deja desamparados y en manos de las grandes empresas.

(c) Agencia EFE