Violencia en las calles: un automovilista rompió a palazos las ventanillas de un colectivo en la avenida Córdoba

LA NACION
·2  min de lectura

Cada vez más a menudo se suceden hechos que muestran un incremento en la violencia en las calles y dejan ver la irascibilidad en el tránsito. En la tarde de ayer, un choque entre un auto y un colectivo de la línea 109, ocurrido en el barrio de Recoleta, terminó con varias de las ventanillas del ómnibus rotas a palazos por el automovilista y con ambos conductores detenidos.

Habían transcurrido unos pocos minutos de las 16 cuando, en el cruce de la avenida Córdoba con Jean Jaures, se produjo el choque entre un colectivo de la línea 109 y un Chevrolet Spin. Al llegar los efectivos policiales al lugar, encontraron que ambos vehículos estaban detenidos a un costado de la calle y los conductores discutían de manera acalorada.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo

De acuerdo al testimonio que brindó el colectivero a los uniformados, el conductor del vehículo particular habría realizado una mala maniobra de cambio de carril y, producto de esto, es que ocurrió la colisión, informaron a LA NACIÓN las fuentes consultadas. Una vez detenida la marcha de ambos vehículos, siempre según el mismo relato, el automovilista descendió con un palo de madera y comenzó a golpear el colectivo en diferente lugares haciendo estallar varias ventanas.

Rosario: una joven sospechó que un taxista la iba a secuestrar y lo denunció en un video que se hizo viral

Tanto el chofer del ómnibus, de 33 años, como el automovilista, de 48, quedaron detenidos a disposición de la Fiscalía Penal Contravencional N.º 17 a cargo Dr. López y secretaria única del Dr. Magno. Además, fueron secuestrados ambos rodados y el palo de madera.

Otro hecho reciente

Dos semanas atrás, en el barrio porteño de Caballito, otro choque ocurrido también entre un colectivo y un auto tuvo un desenlace marcado por la furia. Tras la colisión, el conductor del vehículo particular agredió con una llave francesa primero al colectivero, que tuvo que ser internado, y luego al ómnibus.