Vinos en cuarentena: facturación de bodegas toca peor nivel en más de una década

La industria vitivinícola está atravesando un complejo 2020. Desde Bodegas de Argentina vienen alertando sobre los problemas que enfrentan para culminar con la cosecha, en un contexto en el que se declaró la cuarentena general. 

Además, la caída de las ventas por el cierre de bares y restaurantes, en el plano interno, y la contracción de mercados clave a nivel internacional, comenzando por China, hace prever que el 2020 sea un año para el olvido

Este panorama desalentador se suma a un 2019 negativo en términos financieros para el sector. 

Así lo advierte un informe de Javier Merino, director de la consultora Área del Vino: "La industria del vino terminó 2019 mal en ventas con una merma importante de rentabilidad. Todas las predicciones de presupuesto de las empresas auguraban un buen 2020 para aquellas que tenían una porción importante de sus ventas al exterior pero hoy, a fines de marzo todo parece desmoronarse, o peor aún, es muy difícil de predecir". 

Según el experto, la facturación del sector, medida en moneda de valor constante de diciembre de 2019 alcanzó a nivel de bodegas algo más de 100 mil millones de pesos, casi 1.700 millones de dólares según una estimación de Area del Vino.

"Es una cifra más baja que la de los años previos a 2008 luego de haber estado entre un 15% y un 20% más arriba. La principal explicación de esta disminución hay que buscarla en la profunda caída del mercado interno que fue parcialmente compensada por el aumento de exportación. Claro que esto es para el total de la industria que destina el 23% de su volumen a los mercados externos pero muchas empresas tienen comportamientos que distan de este promedio y varias de ellas tienen un elevado posicionamiento en el mercado interno con lo cual su situación empeoró", indica Merino. 

Respecto del mercado doméstico, el informe indica que el consumo por habitante trepó en 2019 a 19,6 litros, con un gasto en vino por habitante que se ubicó en 1.174 pesos por año, el nivel más bajo desde hace más de una década. 

"Si los determinantes macroeconómicos fueron en 2019 el salario y la tasa de interés la pregunta relevante es que esperamos de estas dos variables. El salario o la cantidad de gente ocupada seguramente disminuirán en 2020 por la precaria situación económica argentina antes de la peste y agravada con la aparición de ésta. Con lo cual, es dable esperar una caída de la demanda de vinos en el mercado interno", advierte Merino.