Vinculan a proceso a otro policía por muerte de universitarias

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., agosto 28 (EL UNIVERSAL).- La Fiscalía General del estado logró que un tercer agente de la Policía Estatal Preventiva, de cuatro imputados en las muertes de las jóvenes universitarias, originarias de Tamazula, Durango, Andrea "N" y Carolina "N", fuera vinculado a proceso como presunto responsable de los delitos de homicidio calificado con ventaja y abuso de autoridad.

Luis Antonio "N", elemento de dicha corporación detenido hace tres días, conoció de la formulación de las imputaciones por los hechos registrados el 27 de enero de 2020, en la Sindicatura de Sanalona.

De acuerdo a los actos de investigación realizados por el Ministerio Público, peritos y policías, arrojaron los datos prueba necesarios para ejercer acción penal, por lo que se solicitó órdenes de aprehensión contra cuatro elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Sobre esta causa penal ya fueron vinculados a proceso tres servidores públicos, dos de ellos se encuentran en prisión preventiva y un tercero, Joel Noel "N", el primer agente que fue detenido, se encuentra con medidas cautelares diversas y con programación de inicio del juicio oral, con fecha 11 de octubre de este año.

Las investigaciones de este caso, establecen que la madrugada del lunes 27 de enero del año 2020, en una zona cercana al vaso de la presa Sanalona, ubicada en la sindicatura del mismo nombre, en la parte nor-oriente de Culiacán, cuatro jóvenes, tres del sexo femenino que viajaban en un vehículo fueron atacados con disparos de armas de fuego.

En la unidad viajaban las primas Andrea, Carolina y Dulce María, en compañía de Julio Cesar "N", quienes fueron alcanzados por disparos de armas accionadas por elementos de la Policía Estatal Preventiva, los que reportaron haber sido atacados con armas de fuego, por lo que respondieron a la agresión.

Los agentes, cuyo grupo lo integraban 20 elementos, al verificar que dentro de la vehículo quedaron los cuerpos de dos jóvenes universitarias, retuvieron por más de ocho horas a Dulce María y Julio Cesar, a quienes los pasearon a bordo de una patrulla esposados.

Estos fueron presentados ocho horas después, ante el Ministerio Público del fuero común bajo el argumento de haber disparado contra los policías, pero fueron dejados en libertad por no configurarse el delito de flagrancia.

Las investigaciones arrojaron que los cuatro jóvenes universitarios, originarios de Tamazula, Durango, con residencia temporal en Culiacán, no accionaron ningún tipo de arma por lo que se les fincó responsabilidades por las muertes de Andrea y Carolina a cuatro elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.