Vinculan a proceso a perito de Nayarit por falsificar 60 mil avalúos

·2  min de lectura

TEPIC, Nay., diciembre 16 (EL UNIVERSAL).- Un nuevo implicado en el fraude con el que Infonavit se adjudicó cerca de 60 mil viviendas en todo el país para rematarlas fue vinculado a proceso en Nayarit. Se trata de un perito que habría falsificado cerca de 60 mil avalúos que se integraron a los expedientes apócrifos con los que se concretaban los despojos. La Fiscalía del estado informó que Otoniel "N", el perito vinculado, además habría cobrado los avalúos al Infonavit como si en realidad los hubiera realizado, lo que constituyó un mecanismo más de este desfalco.

Las investigaciones realizadas por la Fiscalía de Nayarit revelan que, junto al daño causado a los derechohabientes afectados, los juicios simulados en cinco juzgados de primera instancia del estado ocasionaron un quebranto de cerca de tres mil millones de pesos al erario público, por lo que se considera "el mayor fraude que involucra a un Poder Judicial en la historia del país". Otoniel "N" fue vinculado a proceso por los delitos de ejercicio indebido de funciones, abuso de autoridad, tráfico de influencias, falsificación de documentos, fraude procesal y asociación delictuosa. Entre 2013 y 2016, dos despachos contratados por Infonavit para recuperar cartera vencida simularon miles de juicios con complicidad con magistrados, jueces, actuarios y un notario para adjudicarse viviendas en varios estados del país.

En junio de 2017, el Primer Subprocurador de Justicia de Tamaulipas declinó una investigación sobre una denuncia de despojo a un derechohabiente de Ciudad Madero por no tener competencia para indagar un caso que ocurrió en Nayarit y derivó el asunto a las autoridades de esa entidad. Cuando la Fiscalía nayarita tomó el caso, lo primero que llamó la atención de los investigadores es que, sin tener jurisdicción, un juez del estado dio trámite a un juicio civil hipotecario de una finca ubicada en Tamaulipas.

Las investigaciones han mostrado que los expedientes de los juicios se elaboraban en las oficinas de los despachos contratados y después eran validados por los jueces involucrados, que a su vez obedecían supuestas órdenes de dos magistrados —entre ellos, el entonces titular del Poder Judicial, Pedro Enríquez Soto— y a su vez daban instrucciones a actuarios, notificadores y demás personal necesario para simular que los juicios se habían realizado conforme a la ley. Los despachos cobraban a Infonavit por cada juicio ganado e incluso uno de ellos obtuvo un contrato para rehabilitar algunas de las fincas recuperadas antes de rematarlas.

Hasta ahora por este caso están en prisión y esperando juicio el expresidente del Supremo Tribunal de Justicia, el exmagistrado Jorge Ramón Marmolejo Coronado y cerca de veinte personas más entre las que figuran jueces, secretarios, notificadores, un notario público, abogados de los despachos externos y apoderados legales del Infonavit.