Vinculan al príncipe Andrés con la red de pedofilia del multimillonario Epstein

LA NACION

LONDRES.- En los últimos días, la familia real británica se vio envuelta en un nuevo escándalo. La historia no tiene como protagonista al príncipe Carlos ni a los mediáticos duques de Sussex, el príncipe Harry y su mujer Meghan Markle. Esta vez el foco está puesto sobre el príncipe Andrés, duque de York y tercer hijo de la reina Isabel II, luego de que saliera a la luz un video junto a su antiguo amigo Jeffrey Epstein, el multimillonario acusado de abuso de menores y trata de personas que se suicidó el pasado 10 de agosto en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York.

El video, publicado por el Daily Mail el fin de semana y fechado el 6 de diciembre de 2010, muestra al hijo de la reina Isabel II asomando tímidamente la cabeza entre las puertas de roble de 4 metros de altura que sellaban una de las viviendas donde Epstein cometía sus abusos. Lo hizo, además, para despedirse con la mano de una mujer joven que abandonó la mansión neoyorquina apenas unos segundos antes, pero sin asomarse demasiado a la vía pública.

El príncipe Andrés se declaró "horrorizado" por las denuncias periodísticas que sugieren que participó de alguna manera de la red de tráfico sexual que manejaba Epstein. El Palacio de Buckingham dijo hoy en un comunicado: "Su alteza real deplora la explotación de cualquier ser humano y sugerir que él condonaría, participaría o alentaría cualquier conducta de este tipo es horroroso".

El multimillonario, que se suicidó a los 66 años a la espera de un juicio por abusos sexuales y trata de personas, solía mostrarse con famosos y políticosde todo el mundo, entre ellos el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton o el actual mandatario Donald Trump.

Epstein y el príncipe Andrés se conocieron en la década de los 90 a través de una amiga en común llamada Ghislaine Maxwell, hija de Robert Maxwell, un exitoso empresario de la prensa, y acusada en documentos de la corte civil de conspirar con el financista neoyorquino para reclutar y preparar a las niñas menores de edad para el abuso sexual.

A lo largo de más de dos décadas se los pudo ver de vacaciones en los mismos lugares e, incluso, el príncipe invitó a Epstein a la casa de campo de la familia real británica en Sandringham y al castillo de Windsor.

Después de que el magnate fuera juzgado por primera vez en 2008 y saliera de prisión en 2010, ambos fueron fotografiados juntos en Nueva York, lo que obligó al príncipe a pedir disculpas, a declarar que había roto su relación con el multimillonario estadounidense y a dimitir de su cargo de representante de Gran Bretaña para el Comercio Exterior.

Pero no parece cierto teniendo en cuenta que después se tomó otra fotografía, la que persigue al duque de York y en la que se le ve agarrando por la cintura a Virginia Roberts Giuffre, que en ese momento tenía 17 años y que asegura haber mantenido relaciones sexuales con él al menos tres veces. En la imagen también se puede ver Maxwell.

Giuffre, que asegura que Maxwell y Epstein la convirtieron en una "esclava sexual", fue quien dio comienzo en 2015 al caso al que se han ido sumando nuevas víctimas, pero Buckingham niega cualquier vinculación entre ambos: "Negamos de forma categórica que el duque de York haya tenido ningún tipo de contacto sexual o relación con Virginia Roberts".

Representantes de las víctimas, incluida Virginia Giuffre -que trabajó cuando era adolescente en los vestuarios del resor de Donald Trump en Mar-a-Lago, Florida-, instaron al hijo de la reina Isabel II a ayudarlas a asegurar justicia.

"Espero coordinar una declaración formal donde se le dará la oportunidad de contarnos todo lo que sabe", dijo hoy Brad Edwards, un abogado de Giuffre, a The Guardian. "Nos gustaría hacer esto lo antes posible, a su conveniencia, y nuevamente estamos muy agradecidos por su disposición a ayudar", agregó.

El FBI continúa investigando el caso de Epstein incluso después de su muerte, lo que aumenta la posibilidad de que ex amigos y asociados puedan ser procesados. The Guardian reveló el sábado que Jean-Luc Brunel, un manager de modelos francés acusado durante mucho tiempo de ayudar a Epstein, también ha sido acusado de haber abusado sexualmente de modelos durante décadas. Brunel niega haber participado en los crímenes de Epstein y cualquier fechoría por derecho propio.

Agencias AFP, ANSA y Reuters