"El Lagarto" y "El Pelón", cabecillas del Cártel Jalisco Nueva Generación y presuntos autores de la masacre de Minatitlán

Dos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) han sido señalados por las autoridades locales y federales  como presuntos integrantes del grupo de seis personas armadas que dispararon contra los asistentes a una fiesta familiar en la localidad veracruzana en pleno Viernes Santo, en un suceso que ha conmocionado a México.

La reciente matanza de Minatitlán, municipio del estado mexicano de Veracruz, donde este último viernes fueron asesinadas 13 personas, entre ellas siete mujeres y un bebé de un año, además de dejar tres heridos. (Foto Reuters)

Según varios medios, que citan un comunicado de la Policía en Veracruz, los presuntos autores son Tomás Alvarado Chávez y/o Tomás Sánchez Alvarado, conocido como “El Lagarto” o “El Mataniños”, jefe de la plaza o área de Minatitlán del CJNG,  y su lugarteniente Adrián Fernández, alias “El Pelón”.

Ambos son buscados por las autoridades en varios municipios del sur de Veracruz y del estado colindante de Tabasco.

De los supuestos autores identificados no ha trascendido mucha información.

En las redes circula una foto de “El Lagarto” junto a elementos militares, platicando con ellos de manera alegre y relajada. Para muchos, esta imagen supone una estrecha relación o protección de las fuerzas de seguridad hacia el también conocido como “El Mataniños”.

Aunque el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha propuesto extirpar la violencia, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) entre enero y marzo se registraron 8,493 homicidios dolosos en todo México. Estas cifras convierten al primer trimestre de 2019 en el más violento del que haya registro.

La masacre de Minatilán sacudió a los mexicanos, que habían estado bajo la tácita creencia de que en el Viernes Santo, así como en la Navidad, los cárteles de la droga se daban un respiro en su sedienta carrera de crímenes y ejecuciones.

Miembros de la policía mexicana montan guardia este sábado en la ciudad de Minatitlán, en el estado mexicano de Veracruz, tras la matanza ocurrida ayer durante una fiesta. EFE/Samuel Hernández

Un ajuste de cuentas

Según investigaciones, el comando irrumpió en la fiesta en busca de Julio César González, un transexual conocido como La Beky, quien se había refugiado allí luego de ser perseguido por no pagar el derecho de piso sobre su local comercial.

De acuerdo con la secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, La Beky se encargaba de la administración de “La esquina del Chakl”, un antro (discoteca) gay en la zona centro de Minatitlán.

El derecho de piso no es más que un “impuesto” que cobran los  grupos criminales a dueños de negocios bajo el pretexto de que les ofrecen protección. No es opcional. Su falta de pago ha ocasionado miles de asesinatos o desplazamientos forzados de propietarios quienes no han podido seguir pagando esos montos, cada vez más abusivos.

Ese “derecho” se impone incluso a maestros o médicos, entre otros profesionales, en varias zonas azotadas por la violencia en el país.

El CJNG  surgió a partir un reducido grupo de desertores del ahora extinto Cártel del Milenio, que evolucionó hasta conformar una vasta red criminal cuyos nexos se extienden a toda América, así como a Europa y Asia.

La violencia y las alianzas estratégicas con grupos criminales locales fueron estrategias claves para llegar a desplazar en la costa del Pacífico a cárteles como el de Sinaloa y al de los Beltrán Leyva.

Según agencias de seguridad estadounidenses, el CJNG distribuye cocaína y metanfetaminas a lo largo de 10,000 kilómetros de litoral del océano Pacífico, en una zona que se extiende desde el Cono Sur hasta la frontera de Estados Unidos y Canadá.

La policía del estado de Veracruz monta guardia fuera de la casa donde 13 personas fueron asesinadas a tiros, el 20 de abril de 2019 en Minatitlán, México ( Foto AFP | Angel HERNANDEZ)

El presidente Andrés Manuel Obrador, tras conocerse del crimen en Minatitlán, reiteró su promesa de mejorar la seguridad. “Vamos a garantizar la seguridad en Veracruz. Heredamos un problema grave de contubernio entre autoridades y crimen. Eso ya no se tolera, por eso sé que vamos a garantizar seguridad”, aseguró.

No obstante, la escalada de violencia sigue en ascenso en México. Minatitlán ahora suma nuevas víctimas en una escalada que parece indetenible.