¿Cómo están vinculados los talibanes y Al Qaeda?

·6  min de lectura

¿Cuánto tienen en común los dos grupos?

El gobierno de cinco años de los talibanes sobre Afganistán entre 1996 y 2001 hizo que el grupo islamista estableciera vínculos con Al Qaeda de Osama bin Laden, proporcionando a sus compañeros fundamentalistas una base desde la cual podrían orquestar el devastador ataque contra el World Trade Center en la ciudad de Nueva York, que mató a 2 mil 996 personas y dejó 25 mil heridos.

La organización de Bin Laden, más global en sus ambiciones que los talibanes, nacida de la victoria de los muyahidines sobre la Unión Soviética en 1989, supuestamente pagó $20 millones de dólares al año por el privilegio de la protección de los afganos, lo que en última instancia costaría muy caro a estos últimos cuando su régimen represivo y tiránico fue derrocado rápidamente por las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos en diciembre de 2001 al comienzo de la Guerra contra el Terrorismo de George W. Bush.

Los combatientes de ambos grupos se vieron dispersados por los invasores occidentales antes de reagruparse posteriormente como facciones insurgentes, a menudo colaborando, ya que el surgimiento de Isis en 2014, otra organización terrorista violenta, eclipsó brevemente su notoriedad compartida.

Más recientemente, los talibanes firmaron un cuestionable acuerdo de paz con la administración de Donald Trump en Doha, Qatar, en febrero de 2020, justo antes del inicio de la pandemia de coronavirus en Occidente y nueve meses antes de que el republicano perdiera la Casa Blanca, lo que los vió prometer mantener a otros extremistas islamistas, incluidos Al Qaeda e Isis, fuera de Afganistán.

Pero la promesa convenció a pocos expertos internacionales.

"Los talibanes son terroristas y van a apoyar a los terroristas", dijo el exsecretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, a NPR la semana pasada.

“Si toman el control de Afganistán, no tengo ninguna duda de que proporcionarán un refugio seguro para Al Qaeda, para Isis y para el terrorismo en general. Y eso constituye, francamente, una amenaza a la seguridad nacional para Estados Unidos”.

¿Qué tipo de presencia mantiene Al Qaeda en Afganistán?

También habló la semana pasada el secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, quien dijo a Sky News que estaba "absolutamente preocupado de que los estados fallidos sean caldo de cultivo para ese tipo de personas" y que "Al Qaeda probablemente volverá".

Leer más: ¿Qué quieren los talibanes en Afganistán?

Pero según el Consejo de Seguridad de la ONU, ya lo hicieron, o de hecho, nunca se fueron.

Recientemente, en junio, el consejo publicó un informe basado en la inteligencia recibida de sus estados miembros que sugería que Al Qaeda "está presente en al menos 15 provincias afganas" y que su ala en el subcontinente indio "opera bajo la protección de los talibanes desde las provincias de Kandahar, Helmand y Nimruz”.

El brazo de medios de Al Qaeda, as-Sahab, celebra rutinariamente las operaciones aparentemente regulares de sus combatientes en Afganistán y se cree que su líder, Ayman al-Zawahiri, reside en el país, asumiendo que los rumores de su muerte el año pasado no sean creíbles.

El informe de la ONU también afirma que los talibanes "han comenzado a reforzar su control sobre Al Qaeda recopilando información sobre combatientes terroristas extranjeros y registrándolos y restringiéndolos" mientras continúan armando y entrenando a sus aproximadamente 200-500 hombres reunidos a lo largo de la frontera de Afganistán y Pakistán.

La ONU ha considerado que los dos grupos están vinculados desde al menos 1999 cuando adoptó la Resolución 1267, creando el llamado Comité de Sanciones contra Al Qaeda y los talibanes, que buscaba bloquear su financiamiento, viajes y envíos de armas y contener la amenaza.

Sin embargo, no son idénticos, y los talibanes ahora buscan el reconocimiento internacional de su nuevo régimen, una búsqueda legitimadora que presumiblemente requerirá que se desvincule de Al Qaeda y su historial de atrocidades terroristas.

Que tan sincera sea tal medida también está en duda, como Asfandyar Mir, del Instituto Estadounidense de la Paz señala, dado que los talibanes trataron de restar importancia a sus vínculos con Al Qaeda anteriormente en la década de 2000, al parecer después de haber consultado con los líderes de la facción rival antes de hacerlo y durante ese tiempo este último continuó prestando juramento de lealtad a su entonces líder, Mullah Omar y ahora lo hace con Mawlawi Haibatullah Akhundzada.

"Por supuesto, la política de los talibanes es evitar ser vistos con nosotros o revelar cualquier cooperación o acuerdo entre nosotros y ellos", escribió el ideólogo de Al Qaeda, Atiyyat Allah al-Libi, en ese momento a sus pares . “Eso es con el propósito de evitar la presión internacional y regional y sin tener en cuenta la dinámica regional. Nos remitimos a ellos en este sentido".

Como sugiere el informe de la ONU, los grupos permanecen interconectados, y el liderazgo actual de Al Qaeda continúa considerando a Afganistán como la "sede del califato anticipado" y al jefe talibán afgano como su "califa en espera", según el estudioso del yihadismo Cole Bunzel, sugiriendo que es poco probable que su relación se modifique hasta que se produzca un cambio de liderazgo en ambos lados.

¿Por qué preguntamos esto ahora?

Afganistán está nuevamente en un estado de confusión después de que los talibanes recuperaron la capital el domingo, declarando una vez más al país como un Emirato Islámico después de que el presidente Ashraf Ghani abandonó el palacio presidencial y huyó a Tayikistán.

La operación siguió rápidamente a la retirada de las tropas estadounidenses del país el mes pasado por orden del presidente Joe Biden, y su salida se produjo casi 20 años después de que el ejército estadounidense expulsó a la misma facción de Kabul.

Biden ha expresado su determinación de no traspasar la responsabilidad de la vigilancia de Afganistán a un quinto comandante en jefe tras completar su mandato en la Casa Blanca y confía en el ejército afgano, en el que Estados Unidos había invertido casi un billón de dólares durante dos décadas, para mantener a raya a los talibanes.

“El hecho es que hemos visto que esa fuerza no ha podido defender al país... y eso ha sucedido más rápido de lo que anticipamos”, se lamentó el domingo el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken.

Desde entonces, los talibanes han pedido a las mujeres que se unan a su futuro gobierno, ya que el grupo busca aliviar los temores generalizados de un regreso a su reinado ultraconservador previo a la invasión liderada por Estados Unidos de 2001.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que la situación en el aeropuerto de Kabul se estaba "estabilizando" el martes por la mañana después de que miles de personas en pánico tomaron la pista en un intento de huir del país.

Siete personas murieron en el aeropuerto en su intento por buscar refugio en el extranjero, incluidas dos que se cree que cayeron del cielo después de caer de un avión C-17 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Raab dijo que "no disentiría" de la opinión de que los talibanes son un "montón de matones", pero sugirió que Occidente tendría que ser "pragmático" en sus intentos de "moderar" a los nuevos gobernantes del país: "Ahora son en el poder, y ahora tenemos que lidiar con esa realidad".

Relacionados

Expertos estudiaron a Al-Qaeda e Isis durante años, ahora dirigen su atención a los extremistas más cercanos a casa

Estados Unidos llega a un acuerdo con los talibanes para las evacuaciones del aeropuerto de Kabul

¿Quién recibe el dinero de Afganistán?: no los talibanes, dice EE.UU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.