Anuncios

El BCE mantiene la incertidumbre sobre los recortes de tipos

El gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, observa durante la 54ª reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza

16 ene (Reuters) -Es probable que los tipos de interés del Banco Central Europeo bajen de sus máximos históricos este año, pero los dirigentes monetarios mantuvieron el martes una nube de incertidumbre sobre el calendario de las medidas, pese a que los inversores apuestan por una pronta y agresiva reversión de la política monetaria.

El BCE puso fin en septiembre a su ciclo de subidas de tipos de interés más rápido y, ahora que la inflación se está ralentizando de forma acusada, el debate se centra cada vez más en el momento en que se producirá el primer recorte del tipo de depósito del BCE, que se sitúa en el 4%, un nivel sin precedentes.

Los responsables de política monetaria expresaron el martes una amplia gama de opiniones, destacando la incertidumbre sobre los tipos de interés y la inflación, que sorprendió a los dirigentes monetarios tanto por lo rápido que subió como por lo rápido que bajó en el periodo posterior a la pandemia.

El jefe del banco central portugués, Mário Centeno, afirmó que una bajada de tipos debería formar parte del debate y que no debería descartarse ninguna opción.

"Cuando llegue el momento, discutiremos la bajada de tipos", dijo Centeno a Reuters. "Si me preguntan si es el momento, creo que tenemos que estar preparados para discutir todos los temas y depender de los datos significa tener en cuenta todos los datos".

Sus comentarios llegan después de que una serie de responsables conservadores, entre ellos la miembro del consejo del BCE Isabel Schnabel y el jefe del banco central alemán, Joachim Nagel, dijeran que era demasiado pronto para mantener una conversación de este tipo.

Por su parte, el miembro del consejo del Banco de Finlandia, Tuomas Valimaki, abogó por esperar para evitar que el BCE se precipite.

"Es mejor esperar un poco más que salir prematuramente de este nivel restrictivo y luego tener que dar marcha atrás", dijo Valimaki a Reuters. "Veo una clara necesidad de obtener suficientes pruebas de que estamos en el buen camino".

El jefe del banco central francés, François Villeroy de Galhau, se mostró aún menos comprometido.

"Salvo grandes sorpresas —miramos a Oriente Medio— nuestro próximo movimiento será un recorte, probablemente este año. No haré comentarios sobre la temporada", dijo Villeroy en una mesa redonda del Foro Económico Mundial.

Las opiniones divergentes están dificultando a los mercados calibrar hacia dónde se dirige el BCE y las apuestas de los inversores se han movido bruscamente en las últimas semanas.

Los mercados prevén seis bajadas de tipos este año, la primera de ellas en marzo o abril, un calendario que algunos responsables de política monetaria han rechazado abiertamente por considerarlo demasiado agresivo.

Una nueva encuesta del BCE mostró el martes que los consumidores redujeron sus expectativas de inflación a finales del año pasado.

La última ronda de la encuesta, realizada en noviembre, mostró que el hogar medio esperaba que los precios crecieran un 3,2% en los 12 meses siguientes, frente al 4,0% del mes anterior, mientras que las expectativas de inflación a tres años vista bajaron del 2,5% al 2,2%.

Una cuestión clave para los dirigentes monetarios es la evolución de los salarios y puede que esto no se aclare hasta mediados de la primavera boreal, cuando se publiquen los datos sobre los acuerdos salariales del primer trimestre.

Aun así, Centeno dijo que no esperaba un aumento excesivo de los salarios reales, mientras que Valimaki afirmó que la evolución de los salarios se ajustaba hasta ahora a las propias previsiones del BCE.

Otra cuestión es la rapidez con que se recuperará la estancada economía. Mientras que Valimaki predijo un repunte impulsado por el consumo para este año, Centeno advirtió que el primer trimestre seguirá siendo especialmente débil, un lastre para la demanda y los precios.

(Reporte de Balazs Koranyi, Francesco Canepa, Anne Kauranen y Divya Chowdhury; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)