Villa enfrenta otra denuncia penal por violencia de género

·3  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Una mujer denunció el viernes ante la justicia argentina al delantero colombiano Sebastián Villa, figura del club Boca Juniors, por abuso sexual y violencia de género.

La supuesta víctima, cuya identidad se preserva, presentó a través de su abogado un escrito con pruebas ante una fiscalía de Buenos Aires. La justicia debe resolver si inicia una investigación o desestima la denuncia.

La acusación se conoce en momentos en que Villa, de 25 años, aguarda un juicio oral en otra causa por violencia contra su expareja colombiana, Daniela Cortés.

Según la denuncia presentada el viernes, una mujer indicó que Villa -_con quien mantenía una relación amorosa desde principios de 2020— la violó y la golpeó el 26 de junio de 2021 en la vivienda del jugador, en un barrio cerrado situado al sur de la capital argentina.

“Él me estaba acariciando en la cara, cuando de repente se pone violento, me aprieta con fuerza la mandíbula y la nuca, me pega una cachetada y me dice ´¿te gustaron mis compañeros?´”, en referencia a una cena que habían compartido poco antes con otros integrantes del plantel de Boca y en la cual Villa habría “ingerido gran cantidad de alcohol”.

Detalló que el jugador no le dejó irse y trabó la puerta de la habitación en que se encontraban. Luego “comenzó a abusarme, propinándome algunos golpes y tapándome la boca con su mano, momento en el cual yo le realicé algunos rasguños, producto de querer salir de esa situación”.

“Me abusó, en principio de frente (estando boca arriba), y terminó poniéndome boca abajo, casi sin dejarme respirar, dado que entre gritos y llantos me fui quedando sin aire. A esto se le sumó su cuerpo arriba mío y su mano en la boca, lo cual se agravó cuando me dio vuelta y me apretaba la cabeza contra la cama... Me fui quedando sin aire y sin fuerza a lo largo del abuso”, relató la agredida.

La mujer aseguró que tras el hecho llamó a una amiga para que la fuera a buscar. Cinco días después, se presentó en la guardia de un hospital con síntomas “compatibles con un abuso sexual”.

“Me fui llorando sin hacer denuncia alguna... No me encontraba en condiciones físicas ni emocionales para realizar la misma, dado que aún tenía un miedo que me paralizaba”, indicó.

En otro párrafo del escrito, afirmó que días después almorzó con Villa y éste le ofreció 5.000 dólares para que no lo denunciara, los cuales ella no aceptó.

Cerca de esa fecha, Villa retiró sus cosas del club y viajó a Colombia. Adujo problemas de salud de su madre y un supuesto incumplimiento de parte de la directiva de Boca para transferirlo a Europa. Fue sancionado y regresó a jugar 100 días después.

Villa, quien se perfilaba como titular para el duelo del sábado ante Racing Club, una de las semifinales de la Copa de la Liga Profesional, declinó comentar sobre la denuncia. Tampoco Boca Juniors se pronunció al respecto.

En la denuncia, la mujer solicitó a la justicia que se tomen medidas para “resguardar la integridad física de mi persona” y que le prohíba al jugador salir del país.

“Si no promovió la acción penal antes fue por temor y ahora quiere cerrar este ciclo, esta situación que vivió, quiere buscar reparación y justicia en los juzgados”, explicó el abogado de la mujer, Roberto Castillo, a la cadena TyC Sports. “Yo creo que hay sobradas pruebas para llegar a una condena y es un delito de una gravedad extrema que tiene que ser reparado para con la víctima”.

A principio de 2020, la entonces pareja de Villa —Daniela Cortés— lo denunció por violencia y difundió a través de las redes sociales imágenes de los golpes en su rostro. Una fiscalía especializada en esta clase de delitos inició una investigación y concluyó que había pruebas para someter al jugador a juicio, para el cual todavía no se ha fijado una fecha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.