La vieja estampa de los caballos pervive en la capital financiera de Bolivia

Agencia EFE

Santa Cruz (Bolivia), 18 may (EFE).- La estampa de las carretas de caballos para llevar carga y pasajeros pervive en Santa Cruz, entre el rápido desarrollo de la capital económica de Bolivia.

La chatarrería en la que trabajaba cerró al caer la actividad por la cuarentena que rige en Bolivia desde finales de marzo, se quedó sin ingresos y vio una salida en arrear a los caballos, relata a Efe Omar Osinaga sobre cómo llegó a tomar las riendas de uno de estos carruajes.

El joven recurrió a este viejo oficio para ganarse la vida en medio de la dificultad para llevar ingresos a casa y ahora su día a día consiste en hacer "dos o tres viajes" cada jornada guiando a las caballerías.

La cuarentena para combatir el coronavirus SARS-CoV-2 limita las salidas a la calle y el tránsito de vehículos, algo que también afecta a las carrozas de caballos, los moto-taxi y las bicis a pedales adaptadas para llevar pasajeros.

"Solamente medio día", comenta, se puede salir ahora a la calle para ganarse la vida, a unos setenta centavos de dolar el pasaje por persona.

A viva voz, el joven anuncia la inminente salida de su carruaje frente a un popular mercado de Santa Cruz, para que sus pasajeros se vayan acomodando en las bancas de madera para iniciar el recorrido.

Unos se santiguan y otros sonríen, antes de que arranque carroza de uno o dos caballos, en función del peso que tengan que arrastrar.

La tradición que se mantiene en la mayor ciudad de Bolivia, de más de millón y medio de habitantes, no está exenta de críticas sobre la pervivencia de las bestias de tiro en medio de un tráfico de vehículos cada vez mayor y a veces caótico, con el riesgo de atropello para los caballos.

Santa Cruz reguló hace cinco años cómo debe tratarse a estos animales, pues hubo manifestaciones y recogidas de firmas en la ciudad para que no se permita que trabajen caballos demasiado jóvenes, yeguas en gestación o equinos que tiren un peso desproporcionado, pues la carga de mercancías llega a cientos de kilos.

La ciudad de los negocios en Bolivia es una de las urbes con mayor y más rápido desarrollo urbanístico de Sudamérica, que desde la década de 1970 cuadriplicó su población, con un crecimiento más del doble que el conjunto del país.

Los carruajes que antes recorrían las calles adoquinadas del centro de Santa Cruz entre los soportales de casas blancas siguen su trote ahora en medio del bullicio de las grandes avenidas en las que se ha ido expandiendo la ciudad.

(c) Agencia EFE