Videos "encriptados": cómo es la nueva campaña de Facebook y ONU Mujeres para ayudar a víctimas de violencia de género

Brenda Struminger

Florencia tiene 30 años, vive en Palermo, es abogada y trabaja en un estudio jurídico. Desde que empezó la cuarentena, pasar casi todo el día en su departamento. Una tarde de abril, mientras trabajaba desde su casa, escuchó una fuerte pelea entre su vecina, Eugenia, y el novio de ella. "Le gritaba que la iba a matar, que le iba a romper todos los huesos. Me desesperé, la llamé, le escribí, pero no me atendía", cuenta a LA NACION. Entonces decidió pedir ayuda a la policía. Una patrulla acudió en minutos. Días después, sin noticias sobre lo que qué había pasado finalmente, vio al novio de Eugenia en los pasillos del edificio. "Entraba y salía, como si nada, prácticamente estaba viviendo con ella. Me quedé muy preocupada, no era la primera vez que la amenazaba de muerte", relata.

En la Argentina, según las últimas cifras disponibles de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia, que corresponden a 2019, hubo un femicidio cada 29 horas. El 60 por ciento de esas muertes se produjo en su vivienda, y el 85 por ciento en contexto de violencia doméstica. Este año, aunque aún no están disponibles las últimas estadísticas oficiales, según la ONG La Casa del Encuentro, entre el 20 de marzo -cuando se decretó la cuarentena- y el 28 de mayo, hubo 57 femicidios de mujeres y niñas. En una de cada seis de esos casos, se habían hecho denuncias previas.

Violencia de género: se multiplicaron por diez los pedidos de ayuda en Córdoba durante la cuarentena

Mientras tanto, desde que comenzó el aislamiento, aumentaron las denuncias por violencia de género en la ciudad de Buenos Aires, y se elevó un 40 por ciento la cantidad de llamados a la línea 144 a nivel nacional, de acuerdo a información del Ministerio Público Fiscal y el Ministerio de la Mujer, respectivamente.

En este delicado contexto, que podría extenderse más allá del 28 de junio si el Gobierno decreta mantener el aislamiento por la pandemia de coronavirus la empresa de redes sociales Facebook y la división Mujeres de la Organización de Naciones Unidas (ONU) publicaron hoy una campaña para ayudar a las personas que sufren violencia de género y doméstica en la cuarentena.

En el aislamiento, los expertos coinciden en la necesidad de que las mujeres puedan pedir ayuda de manera resguardada, para evitar la posibilidad de que sus agresores reaccionen con mayor violencia al descubrirlo. La principal premisa de la campaña, llamada "Quedate conectada", además del apoyo a las víctimas, es la discreción.

Se trata de una serie de videos que aparecerán en los muros de los usuarios de la plataforma, con mensajes de concientización. Cada pieza está diseñada para "engañar" al usuario. A primera vista, parece tratar sobre otros temas, por ejemplo, tips para los ejercicios de gimnasia. Pero quien las mire con cierta atención descubrirá que llevan, disimulados, mensajes de alerta, contención e información sobre líneas de ayuda a las víctimas de violencia de género y doméstica.

Están destinados a las víctimas, pero también para las personas que las rodean, sean familiares, amigos, o incluso vecinos. En el caso de Florencia, quien trabajó por su profesión con temas relacionados con violencia de género, desde el comienzo supo cómo actuar de acuerdo a las recomendaciones de los especialistas. Pero muchas personas tienen dudas sobre cómo es la mejor manera de reaccionar cuando descubren que una mujer o sus hijos están en peligro en ese marco.

La empresa y el organismo internacional trabajaron en los últimos dos meses con 15 ONG dedicadas a la lucha contra la violencia de género de la Argentina y distintos países de América latina. La campaña estaba prevista desde enero, pero cambió el eje a partir de la pandemia.

"Pensamos en llegar a la persona en riesgo sin levantar sospechas sobre los mensajes. Hablando con las distintas organizaciones especializadas, descubrimos que muchas veces, las mujeres en aislamiento puedan creer que no vale la pena pedir ayuda, porque sienten que no tienen salida. Es importante que encuentren la manera de buscar ayuda. Y que sepan que llamar a la policía no es la única opción, que hay otras alternativas que pueden ayudarlas en ese momento", dijo a LA NACION, vía videollamada, Daniele Kleiner, gerenta de bienestar de Faceboook.

Violencia de género y coronavirus: las medidas para contener a las mujeres que están aisladas con sus agresores

"Vivir sin violencia es un derecho, y esta alianza con Facebook viene a capitalizar el trabajo que veníamos haciendo, viene a reforzar la difusión y las alternativas para las víctimas", agregó Carla Majdalani, representante de ONU Mujeres.

La iniciativa se suma a la línea de chat de emergencia gratuita que lanzó en abril WhatsApp -propiedad de Facebook- junto al Ministerio de Mujeres, que permite pedir ayuda sin tener que hablar, sino escribiendo a través del chat de la plataforma, una posibilidad central para aquellas mujeres que conviven con sus agresores en espacios reducidos durante la cuarentena.

"Después de que vino la policía intenté hablar con ella, pero relativizó lo que le contaba, así que decidí hacer una denuncia en sede fiscal", cuenta Florencia, "Desde la Fiscalía me contactaron algunas veces para pedirme más información y no supe mucho más. Al tiempo me enteré de que él se había mudado de la casa de ella. No volví a verlo. Cuando lo hablé con mis amigos y mi familia, me decían que no me metiera, porque podía terminar peor, o me podía pasar algo. Y es cierto, te puede pasar algo, pero ahora veo que él no está más ahí, con ella, y siento que tal vez tuve que ver en que esa violencia no se transformara en algo peor", reflexiona.