Videoescándalo Bejarano-Ahumada es lo que más le ha dolido a AMLO

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 4 (EL UNIVERSAL).- El presidente Andrés Manuel López Obrador contó otra vez que el momento más difícil y el que más le ha dolido en su carrera política ha sido el caso de los "videoescándalos" de 2004, en donde se observaba al empresario argentino Carlos Ahumada entregar dinero a funcionarios de su administración cuando era Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, pues señaló que en ese momento estuvo en juego su honestidad.

Sin pregunta de por medio, López Obrador manifestó en su conferencia mañanera de este viernes en Palacio Nacional que otro momento difícil que ha vivido en su carrera política fue su proceso de desafuero.

En el Salón Tesorería, el Presidente indicó que lo que más le "molesta", "irrita" y no soporta es la corrupción: "De veras, me molesta".

"Fíjense, yo he pasado por momentos difíciles en la vida, en la lucha. Viví dos, así difíciles: Uno, cuando sacaron los videos de Ahumada entregando dinero en un programa de televisión y ya no era, pero había estado conmigo el profesor Bejarano.

"Entonces, quién iba a creer de que yo no estaba metido en el chanchullo de recibir el dinero. Todo se fue aclarando, poco a poco, porque, pues el propósito era como ahora, también golpearme. Se puso de acuerdo Salinas con Diego Fernández de Cevallos. Grabó este señor Ahumada, incluso al que era mi secretario de Finanzas, en Las Vegas y le llevó el video a Salinas y a Diego y estaban eufóricos. ‘Hasta aquí duró este’. Me cuentan que llegó Diego a un restaurante y agarró una servilleta y la hizo así (la aventó) ‘así va a quedar el de Tepetitán’.

"Y fue durísimo, pero durísimo. Tenía mi conciencia tranquila y salí adelante, me sacó adelante el pueblo, porque el pueblo es mucha pieza", contó López Obrador.

"Pero fue duro, un golpe muy fuerte porque estaba en entredicho mi honestidad, que es lo que estimo más importante en mi vida. Ese fue un golpe, y luego vino otro, posiblemente más duro, mucho más duro, fue el desafuero, porque me desaforaron en un acuerdo en los mismos, o sea que ya nos conocemos, pues ya.

"Esto data de tiempo atrás y no querían que yo apareciera en la boleta (presidencial de 2006), y fue muy fuerte el desafuero, quizá más fuerte. Les digo saben cuál me dolió más, el primero, porque estaba en juego mi honestidad, lo otro era una cosa política miserable, vil, pero lo otro era el que se durara", comentó.

En diciembre de 2021, López Obrador contó que el videoescándalo de Bejarano y Ahumada fue el momento que más le dolió.

El 6 de diciembre del año pasado, al expresar que pueden estarlo calumniando día y noche pero si se gobierna con honestidad no hay ningún problema, López Obrador admitió que como opositor, el momento que más le afectó fue el "escándalo" de 2004 de su exsecretario particular, René Bejarano, que recibió fajos de billetes del empresario argentino Carlos Ahumada.