Un cementerio de neumáticos

AFP

La inmensa mancha negra se extiende sobre diez hectáreas: muy cerca de la ciudad de Seseña, al sur de Madrid, millones de viejos neumáticos se amontonan en un vertedero ilegal, que trasforma el paisaje en una pesadilla medioambiental.