Un argentino suelto en Nizhny Novgorod

Luciano Quiroga armó su valija allá por 2014 repleta de sueños. Aunque extraña mucho algunas costumbres de su tierra natal, la familia y sus amigos, con el correr del tiempo se fue sintiendo cada vez más cómodo en el país más extenso del mundo.

A pesar que se gana su vida entre el desarrollo informático, clases de español y algunas otras cositas, una de sus grandes pasiones son su blog y una cuenta de Instagram en la que trata de mostrar “las impresiones de un argentino en Rusia”.

Luciano tiene la finalidad de romper con todos los estereotipos, mitos y desinformación que se tienen, sobre el país que hoy tan feliz lo hace y donde se siente que puede disfrutar de experiencias renovadoras constantemente.