Graban el robo surrealista de plantas de Marihuana en el jardín de una casa a plena luz del día

Tres delincuentes han entrado en el jardín de una vivienda particular de Gandesa, en Tarragona, y se han llevado varias plantas de marihuana que los propietarios tenían en el exterior. Lo han hecho a plena luz del día y sin importarles que los vecinos de la zona les grabasen con sus teléfonos móviles. Se trata de una acción del todo surrealista por el objeto del robo y por cómo se ha llevado a cabo. En unas imágenes difundidas a través de las redes sociales, se puede observar a dos de los individuos saltando la valla del jardín de la vivienda tras haber arrancado y lanzado al otro lado varios matojos de marihuana. El tercer ladrón los espera en el descampado exterior para recoger la mercancía y trasladarla hasta el maletero de un coche aparcado a tan solo unos metros de distancia del lugar. Los ladrones realizan toda esta maniobra a plena luz del día y frente a la atenta mirada de varias personas que graban desde sus casas toda la secuencia con sus teléfonos móviles. De hecho, son los propios autores de la grabación los que revelan que se trata de plantas de marihuana. “¡Es la marihuana! ¡Tía, llama a la policía! ¡Llama a la policía!”, le dice una de las testigos del robo a otra aunque rectifica al momento al darse cuenta de que se trata de una substancia ilegal: “¡No! ¡no! ¡no! ¡Que es marihuana! ¡Llama a Pol!”. Es entonces cuando deciden contactar vía telefónica con los supuestos inquilinos de la vivienda asatada, tal y como se desprende del audio del vídeo: “¡Tía! ¡Baja! ¡Corre! ¡Os están robando las plantas!”. “Llama a los Mossos”, propone otro de los vecinos desde el balcón, una idea un tanto arriesgada que podría perjudicar a las víctimas del robo y verse envueltos en un delito de tráfico de drogas. Finalmente, los tres individuos, uno de ellos con el rostro descubierto, se meten en el coche y huyen del lugar a toda velocidad a bordo del vehículo que a punto está de llevarse por delante a tres personas que paseaban por mitad de la calle. Pero no se trata de un caso aislado sino que los robos de marihuana entre bandas criminales y a ciudadanos con plantaciones modestas se han intensificado en los últimos años en Cataluña.