¿Realidad o ficción? Una muestra de sangre de hace 40.000 años permitirá recuperar un caballo extinguido

La ciencia nos sorprendía hace unos días con un hallazgo muy sorprendente. La aparición de un potro de una raza extinguida, el caballo de Lenskaya. El animal apareció en el cráter de Batagaika, en Siberia, y estaba en perfecto estado después de 40.000 años bajo tierra.

Su buena conservación se debe a que permaneció en una capa de tierra permanentemente congelada conocida como permafrost desde que murió, en el paleolítico superior.

Pues bien, este no ha sido el único hallazgo del equipo de paleontólogos internacional liderado por el doctor Semyon Grigoryev. La autopsia reveló que los tejidos internos del animal conservaban un tono rojizo y los vasos sanguíneos del corazón contenían sangre en estado líquido.

Esta sangre permitirá al equipo de científicos clonar al animal y devolver a nuestros días una especie que se extinguió hace de miles de años. Aún así, el proceso entraña algunos riesgos porque el ADN que se extraiga estará deteriorado por el paso del tiempo y será muy difícil reconstruirlo al 100%.

Pero con toda seguridad, el animal que se recupere tendrá unos rasgos muy similares al caballo de Lenskaya original, una raza con una gran fortaleza y de pelo largo capaz de soportar temperaturas de hasta 70 grados negativos.