Una plataforma independentista busca quemar banderas españolas en Cataluña

La plataforma independentista de reciente creación Acció Directa CDR ha publicado un vídeo en las redes sociales en el que explica cuáles son los pasos a seguir para quitar banderas españolas de la vía pública en Cataluña. Se trata de un tutorial dirigido a los seguidores de este grupo que acaba con la quema de la rojigualda.

El tutorial sigue un formato de videojuego que consta de cinco pantallas diferentes: localizar una bandera, encaramarse al lugar en la que se encuentra, arrancarla, llevársela y quemarla. Eso sí, todo ello evitando ser detectado por la policía, ya que se trata de una acción que podría constituir un delito o comportar sanciones.

“Presentamos AD – QuemaTrapos V10, una actividad para grupos de menos de 6 personas y de higiene democrática”, escribe la plataforma junto al vídeo. En el texto se refiere a la bandera española como estanquera, debido que antiguamente los carteles de todos los estancos incluían la bandera bicolor.

Además, recomienda llevar las manos protegidas, mantener distancia con las fuerzas de seguridad y llevar una mascarilla y una capucha para cubrirse el rostro.

En las imágenes difundidas por Acció Directa CDR se puede ver a varios miembros de este grupo retirando una de ellas la madrugada del pasado 23 de abril, coincidiendo con la Diada de Sant Jordi, de un edificio del barrio de Les Corts de Barcelona.

De hecho, esta plataforma anunció su creación en Sant Jordi a través de un comunicado en el que explicaba que recoge “la herencia de todas aquellas que han luchado por la independencia” para darle una buena sacudida al escenario político desde la calle.

“Reivindicamos la acción directa como chispa de movilización y agitación popular porque hemos aprendido que no podemos delegar nuestros anhelos ni en verdugos ni en estómagos agradecidos”, reza el mismo comunicado.

Por lo tanto, se trata de una agrupación enmarcada dentro del movimiento de Comités de Defensa de la República (CDR), que pretende volver a agitar la calle a favor del independentismo a través de acciones como la retirada o la quema de banderas españolas.