Piden en EE.UU. restituir un fallo adverso a un expresidente y un exministro bolivianos

Miami, 19 nov (EFE).- Indígenas que demandaron al expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y al exministro Carlos Sánchez Berzaín pidieron este martes en una corte de apelaciones de EE.UU. "restaurar" el fallo de un jurado que los halló en 2018 responsables de las muertes de familiares suyos en las protestas de 2003.

Los abogados de ambas partes expusieron brevemente sus argumentos durante una audiencia en la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito de Miami, a la que acudió el dos veces presidente de Bolivia (1993-1997 y 2002-2003) acompañado de su esposa, Ximena Iturralde.

En abril de 2018, un jurado responsabilizó por unanimidad a Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín, quien también estuvo presente, de la muerte de ocho personas durante el llamado "Octubre negro" en Bolivia y fijó compensaciones por 10 millones de dólares.

Sin embargo, el juez James Cohn anuló después la decisión al considerar que los demandantes, familiares de ocho de las víctimas, no deberían ser indemnizados porque no había pruebas de la responsabilidad de los Sánchez en las muertes.

Beth Stephens, una de las abogadas de las familias indígenas, del Centro de Derechos Constitucionales (CCR), explicó a la prensa a la salida de la corte que sus clientes buscan que los tres jueces de apelaciones que este martes los escucharon "restituyan" el fallo del jurado, al considerar que presentaron "evidencia suficiente" en el juicio de 2018.

"El jurado tomó una decisión completamente conforme a la evidencia que nosotros presentamos, y lo que hizo el juez de cambiar la decisión sirve solamente si hubiera sido imposible que cualquier jurado razonable hubiera llegado a esa decisión (que fue) en favor de nuestros clientes", manifestó.

"Lo más favorable sería reponer lo que dijo el jurado, que los demandados tienen que pagar 10 millones de dólares a las familias" indígenas, señaló.

Entre tanto, Mauricio Balcázar, quien fue ministro de Comunicación en el primer Gobierno de Sánchez de Lozada, se mostró confiado de que se mantendrá la decisión del juez Cohen.

"Se ha demostrado una vez más que no existen bases para este juicio. No ha habido ejecuciones extrajudiciales, tenemos que esperar al veredicto de esta corte de apelaciones, estamos confiados de que la justicia de Estados Unidos es imparcial", manifestó Balcázar a Efe a la salida del tribunal.

Recordó que este proceso legal, en el que ya ninguna de las dos partes podrá presentar nuevas pruebas o argumentos durante la apelación, es un caso "complejo" que tardará tiempo para su revisión por parte de la corte.

"La acusación no tiene sustento", Sánchez de Lozada "actuó según lo que manda la Constitución y las leyes" y "nunca tuvo la intención de causar daño a nadie", manifestó la familia del expresidente en una declaración escrita.

Por su parte, Eloy Rojas Mamani, padre de Marlene, una niña que murió de un disparó durante las protestas y uno de los demandantes, dijo que se sentía "indignado" con la decisión del juez Cohn de anular el fallo del jurado y que por eso buscaron la apelación. Aclaró que no se trata de un tema de "venganza".

Los jueces estudiarán "si van a ratificar la decisión del jurado o la decisión del juez", precisó a Efe el abogado Thomas Becker, que forma parte del equipo legal de los demandantes.

"Pensamos que las preguntas (de los jueces) mostraron un claro entendimiento de lo que está en juego hoy, y es lo sagrado del veredicto del jurado", manifestó por su parte el abogado Steven H. Schulman.

"A través de este caso hemos probado que jefes de Estado no son inmunes a la responsabilidad en Estados Unidos", agregó Schulman.

(c) Agencia EFE