La ‘paella’ viral con 10 millones de reproducciones que ha desatado la ira de los más puristas: “Será muy buena, pero no es paella”

La paella es un plato tradicional valenciano tan apreciado como maltratado. Apreciado porque gusta a todo aquel que la prueba, lo que le ha llevado a convertirse en Bien de Interés Cultural Inmaterial, y maltratado porque cualquiera se atreve a hacer su propia interpretación de esta receta de arroz y acaba destrozando el plato. En el recuerdo de todos están muy presentes auténticos atentados culinarios como la paella con chorizo que se popularizó en el Reino Unido.

Pues bien, el último experimento nos llega desde Andalucía, concretamente del restaurante El Peñón, ubicado en la localidad granadina de Salobreña. Se trata de un establecimiento situado frente al mar muy activo en la redes sociales, ya que comparte periódicamente vídeos de sus propuestas. En esta ocasión, La Chica, jefa de cocina de esta casa de comidas, muestra todos y cada uno de los pasos a seguir para cocinar una de las estrellas de la carta: la ‘paella’ de marisco.

Esta es sin duda la publicación más vista de su perfil de Facebook porque alcanza los 10 millones de reproducciones y también la más comentada. La mayoría de los usuarios que han querido dejar su apunte, cerca de 10.000, destacan lo apetitoso que luce el plato pero muchos de ellos, generalmente los más puristas y defensores de la receta tradicional, ponen el grito en el cielo al observar los ingredientes que la mujer agrega a la cazuela.

Y es que para empezar, La Chica utiliza una olla para elaborar el fondo con el que cocinará el arroz en la paellera, cuando generalmente se hace todo en este recipiente. La cocinera vierte una gran cantidad de aceite, kilos de cebollas y tomates a rodajas, pimientos verdes, ajos, perejil y todo tipo de productos del mar, desde mariscos hasta calamar o pulpo. Y todo ello regado con una botella entera de vino blanco.

Esta primera parte de la elaboración ya provoca las primeras críticas porque una gran cantidad de usuarios no conciben que utilice una cazuela ni que introduzca productos como la cebolla, el ajo, el perejil o el vino blanco. Algo impensable en la auténtica paella valenciana. Además de eso, también vierte dos cajas enteras de colorante, lo que le da un color rojizo brillante poco natural a la elaboración. Posteriormente, traslada parte de este mejunje a una paellera con un cucharón y le añade pasta de ñora, fumet, guisantes, pimientos morrones y arroz de Calasparra.

El toque final es una peculiar decoración que consiste en colocar el marisco armónicamente sobre el arroz: distribuye las cigalas de manera uniforme encima del grano, elabora un ramo de mejillones en el centro y planta las patas de cangrejo a modo de antena. Sus incondicionales no dudan en destacar el trabajo de La Chica pero la mayoría de comentarios son críticos con ella. “Será muy buena, pero no es paella” y “Eso se llama arroz con cebolla y pimientos pero no es paella”, son algunos de los escritos que mejor describen el sentir de los detractores de esta receta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.