Modelo de Victoria Secret e ingeniera acalla voces machistas

La belleza posee muchos conceptos que son tan erróneos que algunas mujeres hartas de tantas generalizaciones decidieron alzar la voz. Tal es el caso de Lindsey Scott, una de las modelos más prestigiosas del momento e imagen de Victoria Secret o Calvin Klein, marca esta última con la que consiguió ser la primera afroamericana en lograr una exclusiva con ellos.

Scott es ingeniera informática y combina su excelencia a la hora de programar y desarrollar aplicaciones con una vida de modelo de lo más exitosa. Sí, se puede ser guapa y sumamente inteligente, aunque a muchos les pese, como se demostró en numerosos comentarios de hombres que descalificaron a la joven de 34 años de edad.

No todos fueron capaces de apreciar que después de graduarse en la Universidad de Amherst, en Massachussets, de una doble licenciatura en Teatro y Ciencias Informáticas, Scott comenzó a actuar y a brillar en pasarelas de las más prestigiosas capitales mundiales de la moda. Deslumbró con marcas como Prada, Gucci, Louis Vuitton y realizó campañas para DKNY, Sephora, Baby Phat y Covergirl. También protagonizó sesiones de fotos con revistas como W, Vogue Italia y Glamour, tal y como refleja su página web.

Semejante currículum retrata el sueño de cualquier aspirante a modelo e impresiona cuando al mismo tiempo está cumpliendo el sueño de toda mujer con ganas de triunfar en el mundo de la tecnología. Además de su faceta sobre las pasarelas, Scott destaca también como ingeniera de software iOS. Desarrolla aplicaciones para diferentes clientes (Susan G. Komen Foundation, AIDS Walk y Cystic Fibrosis Foundation donde tiene el rol de líder de ingenieros iOS para Rallybound). Realiza tutoriales, y cuenta con el beneplácito de Mark Zuckerberg y Bill Gates. De hecho publicaciones como Elle Reino Unido y AskMen.com la incluyeron entre las 100 Mujeres del Año. Académicamente, la organización de Mujeres en los Negocios de la Universidad de Harvard le otorgó el premio a ‘Inspiración de Vida’.

Y así, con ese bagaje en sus espaldas, Scott tuvo que soportar los comentarios de unos pocos indeseables que acabaron recibiendo una respuesta ejemplar.

“Con que sepa escribir e imprimir ‘Hola Mundo’ me conformo”, afirmó un usuario; o “qué desperdicio”, esgrimió otro.

Estos son solamente dos de los ejemplos que hicieron que Scott perdiera la paciencia, ya que aquellos insultos no sólo iban dirigidos a ella. Tras enumerar todos sus logros como ingeniera informática añadió:

“Soy capaz de vivir mi vida haciendo lo que más me gusta. Viendo estos comentarios me pregunto por qué el 41 por ciento de las mujeres que hacen carreras técnicas lo dejan porque se encuentran con un ambiente hostil”, escribió en Twitter.

Fue entonces cuando otras mujeres y hombres salieron al paso con otros comentarios de aliento.

“Fui a una entrevista de trabajo y me dijeron que era raro que con mi físico entendiera de programación informática. Tengo una carrera de 10 años codificando y programando. No suelo perder la compostura, pero esta ve si lo hice. El tipo finalizó la entrevista y me dijo que no iba a conectar con la cultura de la compañía. Resultó que mi estética no era apropiada para ser programadora”, escribió una usuaria.

Mientras que otro afirmó:

“Bicho Raros: ‘Queremos chicas inteligentes’.

Lindsay: Puedo codificar en cinco idiomas y soy modelo de Victoria Secret

Bichos Raros: “LOL, me refiero a una chica que no amenace mi frágil ego

En serio, si no estás preparado para valorar a una chica más inteligente que tú, no digas que ta gustan las mujeres inteligentes”.

Este último usuario recibió miles de likes y reacciones positivas, algo que demuestra que todos debemos aplaudir y admirar a Scott por los logros que está consiguiendo. Aunque a unos pocos les pese.