Miles de turistas obsesionados con las amapolas en flor bloquean un pueblo californiano

Ya tiene su propio hashtag: #PoppyShutdown, #PoppyNightmare y #IsItOver (traducidos como cierre a las amapolas, pesadilla de amapola y se ha terminado). La pequeña localidad de Lake Elsinore en California, Estados Unidos, se encuentra en estado de emergencia por la cantidad de personas que están llegando en masa atraídos por el florecimiento de las amapolas. Las carreteras están bloqueadas por miles de coches y las colinas que rodean la localidad invadidas de curiosos. El ayuntamiento ha creado estos hashtag y ha pedido en redes sociales que las visitas paren por el momento.

Incluso el alcalde de la ciudad, Steve Manos, protagonizaba un vídeo que se difundió en redes pidiendo a los visitantes que escalonasen las visitas porque las carreteras estaban colapsadas. Lake Elsinore está localizada a poco más de una hora al sureste de Los Ángeles. Este fin de semana unas 66.000 personas acudieron a ver sus laderas en flor por lo que el ayuntamiento habla ya de "crisis de seguridad pública".

Esta no es la primera vez que la floración de amapolas atrae la atención de los turistas sobre este lugar. La abundante muestra de flores del desierto conocida como súper floración, es un fenómeno natural en el que las flores silvestres florecen a tasas más altas de lo normal después de un período de lluvias inusualmente intenso y temperaturas favorables.

En un principio, hace años, la localidad promocionaba el evento, pero ahora se ha convertido en un problema. Las autoridades han tenido que planificar los accesos al lugar por carretera y establecer un sistema de autobuses de enlace. Aún así se han visto desbordados.

"Estamos sobrepasados", escribió el alcalde. Han pedido ayuda a las agencias estatales y del condado. Se calcula que 50.000 personas acudieron el sábado a Lake Elsinore, algunos de las cuales habían estado esperando desde las 5:30 am. A primera hora del lunes había más de 105.000 publicaciones en Instagram con el hashtag #superbloom. La ciudad decidió cerrar algunos de los campos de amapolas para proteger la flora de la zona.