Lo que hicieron unos vecinos hartos del tráfico de drogas en sus calles

Los vecinos del barrio Tower Hamlets, situado en el este de Londres, ya se cansaron del menudeo de drogas en sus calles y la pasividad de las autoridades al respecto. Por eso, un grupo de artistas locales que se hace llamar Columbia Road Cartel decidió poner cartas, mejor dicho, carteles, en el asunto.

La creatividad brilló por su presencia mientras que a las autoridades se les sonrojó la cara por su incapacidad de frenar el narcotráfico en la zona. Los artistas colocaron carteles a lo largo y ancho del vecindario para levantar la voz de alarma sobre la situación de manera pública. Estos signos realizados a imagen y semejanza de los oficiales que vemos en el día a día de cualquier ciudad (parking, prohibiciones, indicaciones etc) están tan bien realizados que se camuflan a la perfección con los reales.

“Punto de recogida de crack”, “zona libre de jeringuillas”, “dejen paso a traficantes de drogas” o zonas de aparcamientos en las que ponen “sólo traficantes de droga”, son algunos de los carteles que se observan en las calles del barrio londinense.

Detrás de esta acción hay historias con nombres y apellidos que reflejan la indignación de los vecinos. Jonathan Moberly es uno de ellos, y según afirmó a Daily Mail, “hay una esquina de nuestra calle que se usa como punto de compra-venta de droga durante 24 horas al día”.

“Adictos a la heroína y al crack se reúnen en pequeños grupos mientras esperan a mercancía la cual llega en autos que van muy rápido. Es casi imposible evitar toparse con este tipo de situaciones cuando sales o regresas a casa”, afirmó este vecino, quien también indicó que su hijastro fue víctima de una atropello cuyo autor se dio a la fuga. Según Moberly, se trata de uno de los traficantes.

“Le aplastaron el tobillo muy mal y no fue capaz de volver al trabajo. Las autoridades parecen haber perdido el poder o no tienen interés en actuar”, agregó este vecino al medio británico.

Otra de las víctimas del mal ambiente que reina en el barrio declaró a la misma publicación que incluso hay consumidores que duermen en la calle cada noche.

“Tenemos que hacer que recojan las jeringas del suelo todos los días”, reconoció.

Desde la comisión del barrio indican que invirtieron tres millones de libras (casi cuatro millones de dólares) en desplegar más policía en la zona para equilibrar los recortes que el gobierno está aplicando a los agentes. También afirman haber detenido a 160 personas en el Tower Hamlets. Sin embargo, los datos de la Policía Metropolitana indican que el número de arrestos decreció con respecto a 2013-2014, donde se pasó de 3,011 a 1,842 detenidos en 2017-2018.

Mientras el asunto se soluciona, los carteles satíricos están haciendo algo más llevadero el calvario diario de los vecinos que sufren las consecuencias de un submundo que necesita tanta ayuda como control de las autoridades.