El llamamiento más entrañable de un niño valenciano para evitar el cierre del bar de su pueblo

Un joven vecino de Vallanca, un municipio de no más de 150 habitantes ubicado en la Comunidad Valenciana, ha impulsado una campaña para evitar el cierre del único bar de la localidad. Lo ha hecho a través de un vídeo de lo más entrañable con el objetivo de conseguir que alguien se haga cargo del local. “Soy un niño de Vallanca. Estoy enfocando esto porque es el bar del pueblo. El bar del pueblo es como el corazón. Quiero hacer un llamamiento porque el que tiene el bar se va a ir porque lleva trabajando aquí muchísimo tiempo”, explica Ion al principio de la grabación. Y es que este tipo de establecimientos son mucho más que un simple sitio para abastecer de comida y bebida a los clientes, ya que suelen ser un punto de encuentro y de socialización entre los vecinos de los pueblos pequeños. A lo largo de la grabación, el chaval muestra el interior del local, la fachada del edificio, un garaje donde también se alquilan bicicletas de paseo y, finalmente, una hermosa plazoleta con un par de bancos y vistas a una montaña: “Mola bastante porque tiene esta terraza con seis mesas. Después por dentro está súper lleno de gente, pero se lleva bastante bien”. “También tiene un sitio de hotel y una plaza allí abajo donde pueden jugar los niños. Aquí se pueden alquilar bicis BTT y tiene esta placita de los gatos, que puedes coger un helado y comértelo. Y el sitio es precioso. Espero veros”, concluye Ion. La madre del pequeño ha sido la encargada de compartir las imágenes a través de su cuenta de Twitter y en tan solo tres días ha superado las 410.000 reproducciones. Además, la publicación ha recibido cerca de 600 mensajes, decenas de los cuales interesándose por las condiciones de la oferta. La mujer acompaña el vídeo del siguiente mensaje: “Mi hijo pidiendo que alguien venga a explotar el bar, hotel, alquiler de bicis del pueblo porque, si no, se acaba la vida aquí. Comparte por favor. Ven a vivir y trabajar al pueblo. Todo montado, solo hay que currar”.