Este lagarto posee un tanque de buceo para aguantar bajo el mar períodos de tiempo más largos

El Anolis Aquaticus es un pequeño lagarto capaz de sumergirse durante periodos relativamente largos gracias a un ‘tanque de buceo’ que le permite respirar bajo el agua durante más de 15 minutos. Se trata de una característica única que lo convierte casi en una criatura acuática.

Este ‘tanque de buceo’ es una burbuja que genera de forma natural entre sus ojos y que le aporta el oxígeno suficiente para aguantar mucho tiempo sin sacar la cabeza del agua. Suelen hacer uso de ella cuando bucean en busca de alimentos o se protegen de los ataques de sus depredadores.

Así lo ha descubierto un equipo de biólogos evolutivos de la Universidad de Toronto encabezados por el científico Chris Boccia. Durante su investigación, observaron que se trataba de una maniobra de reinhalación que les permite reutilizar el aire que respiran.

Eso sí, al medir el contenido de oxígeno (O2) que acumulaban dentro de la burbuja, vieron que este va disminuyendo con el paso del tiempo pero, aun así, son capaces de aguantar un máximo de 18 minutos bajo el agua.

Tal y como señalan lo autores del estudio, los anoles pueden haber desarrollado esta característica porque su piel es hidrofóbica, repele el agua. Esto hace que las burbujas de aire se adhieran a ella y, como resultado, habrían aprendido a utilizarlas para respirar.

Hasta el momento, los científicos pensaban que se trataba de una condición exclusiva de artrópodos como los escarabajos y no esperaban que estos reptiles también la hubieran desarrollado. Y es que ambas especies tienen unas condiciones fisiológicas muy diferentes pero la naturaleza les ha vuelto a sorprender.